Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Conocer reglamentos

GUASAVE

El tema de sacrificio de víboras ocurrido a media semana todavía no acaba por aclararse por parte de las autoridades ambientales, pero lo que si desnuda es la forma en cómo se trabaja en Protección Civil, en donde se observa demasiada improvisación.

En los últimos días se han presentado situaciones que hablan de lo que pudiera estar sucediendo en un departamento relacionado con la seguridad de los ciudadanos, al menos en lo que se refiere a las medidas de preservar la vida.

Por ejemplo, cuando se le preguntaba al titular de la dependencia municipal la cantidad de agua que había caído en la zona de Estación Bamoa, éste dijo desconcer el dato.

Acá no se trata de echar culpas a nadie, se trata de saber responder en momentos de crisis, es por eso que muchos piensan que se requiere de una capacitación para quienes están al frente del organismo, que no por estar relegado en el organigrama, no tiene la importancia que debe.

Y no se trata de linchar a nadie, no, por supuesto que no. Todos tienen momentos críticos. Pero lo que sí se observa es una descordinación entre oficinas estrechamente relacionadas, por ejemplo la de Ecología.

Que nadie se ampere al momento de decir que no contestaron el teléfono. De lo que se trata es de encontrar fallas y detectar en donde se rompe esa relación tan necesaria en la forma de hacer gobierno.

Esta semana pudieron ser las víboras de cascabel y enseguida otros errores que pudierann ser peores, por eso hay que tratar de corregir errores.

Por eso hay que impulsar una cultura del conocimiento de leyes ambientales, pero paralelamente trabajar en el convencimiento de la sociedad para que se respeten reglas elementales de esta cadena alimenticia.

Ahora a esperar los procedimientos de la Profepa para ver en qué quedan y si no pasa lo mismo que sucede casi siempre, que se le apueste al olvido.