Selecciona tu región
Opinión

Consternación por el asesinato de Luis Enrique

Ojo Indiscreto

Por Tomás Chávez -

audima

No nada más entre la familia debatera, sino en todo el gremio periodístico de Sinaloa y el país hay consternación por el asesinato del compañero periodista Luis Enrique Ramírez, y aunque su pérdida es irreparable, como lo es la de todas las vidas humanas, lo menos que se exige a las autoridades es que esclarezcan el crimen y castiguen a los criminales. Que no quede impune.

Ayer de inmediato, compañeros periodistas de las organizaciones de Culiacán y de todo el estado salieron a manifestarse en forma multitudinaria, a solidarizarse con la familia de Luis Enrique y sobre todo a demandar justicia, que ni un solo periodista caiga ya abatido por las balas de los asesinos, que haya seguridad para el libre ejercicio periodístico porque México se ha convertido ya en el país mas peligroso para los comunicadores. No se  valen pretextos, queremos resultados.

Antenoche, el mismo gobernador Rubén Rocha salió a dar un mensaje a los sinaloenses y prometió que se hará justicia, incluso dijo que estaba doblemente obligado porque recordó que Luis Enrique fue su jefe de prensa cuando compitió por la gubernatura por el PRD en 1998. La Fiscalía General de la República atrajo el caso y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador le pidió a Rocha esclarecerlo.

Yo conocí a Luis Enrique precisamente en esas fechas, cuando era joven y tocaba puertas en las redacciones para lograr espacios para el candidato. Después coincidimos en las trasnochadas en la redacción de Culiacán, cuando con su espíritu solidario y la sencillez que lo caracterizaban ofrecía información adicional a los reporteros que les faltaba para cerrar la edición.

¿Cómo es posible que la vida humana no valga nada, que antier Luis Enrique estaba con nosotros y con sus familias y ahora ya no está? Nadie sabe cuáles fueron las razones por las que lo asesinaron, posiblemente lo alcanzó aquel ajuste de cuentas del 2011 cuando tuvo que salir huyendo de Sinaloa y se refugió en la Ciudad de México, después que mataron a Humberto Millán y a Luis Pérez, y presintió y dijo que él era el que seguía.

Ahora estaba confiado, había bajado la guardia y se sentía seguro; eso lo perdió, pero quién iba a saber, nadie conoce la mente tenebrosa y las actuaciones de los criminales; posiblemente solo lo hicieron para calar al gobierno, para desestabilizar. Ojalá se encuentre a los asesinos y se despejen todas estas preguntas.

Popurrí. No cabe duda, este sexenio no pinta nada bien para los grandes empresarios: ayer le confirmaron a un empresario sinaloense, que tuvo mucha influencia y poder económico y político en los gobiernos pasados, que por el momento se queda en la cárcel, después de haber sido detenido en Guadalajara la semana pasada; y ahora es Alejandro Valle, el socio mayoritario de la aerolínea Interjet, el que va a prisión de nuevo, ahora acusado de violencia intrafamiliar.

Ya había estado preso el año pasado acusado de fraude genérico por 50 millones de dólares. Habría que sacarle la vuelta a los aeropuertos, porque es donde están cayendo.

"Estoy doblemente obligado a esclarecer el asesinato", gobernador Rubén Rocha

Síguenos en

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones