Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Consulta popular y democracia representativa

Como la democracia representativa es en más de un sentido una oligarquía plural pero muy reducida, y que no siempre actúa en pro del interés general (más bien lo contrario), muchos países modernos han adoptado diversos mecanismos de democracia directa o participativa: iniciativas ciudadanas, referendos y plebliscitos.

Tengo cierta ambigüedad ante tales figuras, pues si bien permiten a los ciudadanos en conjunto intervenir en algunas decisiones importantes, no siempre se cuenta con la información y comprensión de temas complejos como para tomar decisiones racionales. Sin embargo, tampoco es lo más saludable aislar a los ciudadanos de todas y cada una de las decisiones públicas, pues no hay garantía de que los gobernantes y legisladores en realidad representen las demandas e intereses colectivos.

El caso es que varias figuras de democracia directa ya están incorporadas en la Constitución y la que despierta ahora polémica es la consulta popular, pues con ella la izquierda pretende echar abajo la reforma energética. Hay un debate sobre si con la ley recién aprobada es posible que la reforma energética sea susceptible de ser consultada en los términos establecidos en el artículo 35 constitucional.

1) Quienes están por la consulta señalan que desde luego se trata de un tema de relevancia nacional, lo cual es indudable. Pero pese a ello, hay ciertos temas y cuerpos legislativos que quedan fuera de ser consultados, como los derechos humanos, temas electorales y egresos del Estado. Los priístas insisten en que se trata de una reforma sobre ingresos del Estado, y por tanto, queda incluida en esa excepción. Un argumento de entrada truculento, pues ese no es el eje principal de la reforma.

2) Por otro lado, surge la duda de si una reforma constitucional puede ser sujeta a consulta. Algunos sostienen que sí, pues si el artículo 35 señala algunos puntos de la Constitución no susceptibles de ser consultados, se sobreentiende que los no mencionados sí pueden serlo. Pero otros señalan que no, pues el artículo 135 de la Constitución, que regula el procedimiento de reforma constitucional, no incluye la consulta popular, por lo tanto, incluso si el resultado es el "no a la reforma", no procedería su remoción a nivel constitucional. Pero, por un lado, hay quien sostiene que el Constituyente permanente quedaría obligado a derogar la reforma, pues la consulta es vinculante (cuando en ella participa 40 % del padrón), de lo que derivaría una obligación de los constituyentes a reformar la constitución en su estado original en el tema en cuestión. La consulta tendría carácter revocatorio. De cualquier modo, desde esta óptica nada impediría que la reforma secundaria en este tema sí fuera consultada, y en su caso, derogada. Pero eso no tendría mucho sentido pues la reforma constitucional permanecería, y habría que hacer otra ley secundaria, misma que no podría contravenir a la Constitución. ¿Y qué se requeriría hacer en esa nueva ley secundaria para ser compatible con el mandato constitucional? ¿Tendría que haber un cambio completo en la ley o bastaría con cambiar una coma para que se hubiere cumplido con el carácter vinculante de la consulta?

3) Pero también existe al interpretación de que la consulta popular no tiene carácter revocatorio, es decir, que leyes ya aprobadas y promulgadas no pueden ser sujeto de consulta; sólo aquellas iniciativas que no hayan sido promulgadas podrían serlo. En tal caso el poder ciudadano derivado de la consulta sería muy restringido, pues como sólo puede procederse a la consulta en las elecciones federales, todo lo que se apruebe antes de dicha fecha simplemente escapa a la consulta, incluso si se trata de temas relevantes como claramente lo es el energético.

Será la Suprema Corte la que tendrá que aceptar o rechazar con base en su interpretación de la figura de la consulta y por tanto si la reforma energética procede o no. Y ahí se clarificará cómo entender dicha figura y los alcances que podrá tener en la participación ciudadana de las grandes decisiones. Con todas las reservas que me provoca la democracia directa, me parece que la consulta sobre la reforma energética debe proceder, aun si yo creo que hay el riesgo de echarla abajo, pues --si bien tengo también reservas sobre ella-- me parece que nada se gana dejando las cosas como están.

@JACrespo1