Opinión

Consulta popular y partidos

Avatar del

Por: José Antonio Crespo

La consulta popular fue un derivado del movimiento del voto nulo de 2009, que exigía mayor participación ciudadana a través de instrumentos de democracia directa y así abrir fisuras en el monolítico bloque partidocrático.

La consulta popular puede ser propuesta por el Ejecutivo, a razón de sólo una por elección. También puede serlo por el 33 % de los legisladores de alguna de las cámaras legislativas, también a razón de sólo una por elección. En estos casos se exige la aprobación de la mayoría de ambas cámaras legislativas. Finalmente, la propuesta puede ser hecha por los ciudadanos con el 2 % de la lista nominal de firmas certificadas (un millón seiscientas mil) y pueden ser solicitadas varias consultas en la misma elección, si bien cada ciudadano no podrá respaldar con su firma más de una.

Evidentemente, al ver el potencial electoral que para los partidos de izquierda podría traer una consulta popular sobre la reforma energética, los otros dos partidos no quieren dejar esa eventual ventaja al PRD y Morena, y proponen su propia consulta sobre temas que podrían tener buena acogida ciudadana; los salarios mínimos, en el caso del PAN (robando la bandera que blandió primeramente Miguel Ángel Mancera), y la reducción de legisladores de representación proporcional, en el caso del PRI. No sorprendería que el PVEM pronto nos anuncie su propia consulta sobre la protección a los animales, por ejemplo (sería interesante una consulta sobre prohibir las corridas taurinas). Lo que esta tendencia nos dice con claridad es que, habiéndose concebido la consulta popular esencialmente como un instrumento en manos de la ciudadanía para contrapesar las decisiones tomadas por la clase política, los partidos se la han apropiado como mecanismo de sus respectivas campañas electorales. Una vez más, la partidocracia se impone sobre la ciudadanía, aprovechando los recursos, estructura organizativa y acceso a los medios con los que no cuentan los ciudadanos de a pie.

Los temas son debatibles sobre su trascendencia; lo es desde luego el de la reforma energética. Los salarios mínimos también tienen relevancia, pero es un tanto ocioso preguntar sobre ello, pues la gran mayoría se expresará en favor de elevar los salarios. Y el asunto que proponen los priístas es popular, pero no relevante. Popular porque se ha creado una gran corriente de opinión en contra de los plurinominales, pues estos pasan en automático a través de las listas de partidos. En realidad, reducir 100 diputados y 32 senadores no aliviará mucho al presupuesto; además, lo más probable es que esos recursos liberados sean repartidos entre los que sí queden a través de bonos de productividad, de fin de año, de retiro, de asistencia o simplemente por haber trabajado.

Más importante sería consultar a los ciudadanos sobre la conveniencia de usar doble boleta, como antaño; una para el diputado de mayoría y otra para el de representación proporcional, con lo que no habría entrada automática de éstos. O mejor aún, que se presentaran listas abiertas en los plurinominales, de modo que los ciudadanos no eligieran a la gran cantidad de impresentables e hijos y novias de influyentes que por ahí se cuelan. Y también habría que restringir la reelección consecutiva a los propios plurinominales (a menos que hubiera listas abiertas), y a los senadores de primera minoría, que en estricto sentido perdieron su elección. O también sobre la posibilidad de que los legisladores que busquen su reelección lo hagan por el mismo distrito en el que llegaron a ocupar su cargo, y que no requieran del visto bueno de su partido para hacerlo, dejando así a los electores la decisión última de si un legislador se va o se queda. O habría que consultar que el financiamiento de los partidos dependa de su votación efectiva y no del padrón electoral. Pero como esos son temas que afectan a los partidos, no nos consultan al respecto. Tendría que ser la propia ciudadanía organizada la que recabara firmas para ello, pero resulta más complicado el esfuerzo requerido.

debate@debate.com.mx