Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Continuamos con el enlace Almada-Ibarra

CÍRCULOS

Hola, qué tal. Los saludamos con afecto.

Boda de Anagaby y David. Todos los detalles fueron cuidadosamente planeados por Héctor Almada: por ejemplo, cuando un edecán lo llevaba a su mesa, un mesero le ofrecía un coctel, ya sea margarita o un martini cosmopolitan, mientras que otro le ofrecía una cucharita japonesa de porcelana con ceviche de langosta o cayo de hacha. Cada mesa era para 12 invitados. Estaba cubierta con mantel de organdi suizo y sobremantel de rafia con flores. El candelabro de plata y cristal medía como 80 centímetros y toda la parte de arriba tenía ramos de rosas blancas. Los vestidos de noche eran como de alfombra roja. Los hombres, todos de esmoquin. Había un mesero para cada mesa. Cuando bajamos del civil, no podíamos creer el espectáculo. La pista de cristal de colores, los rayos láser, las pantallas con las iniciales de los novios, pero, sobre todo, la arquitectura de 1525. La entrada de los novios fue espectacular, al subir a la pista la pirotecnia entró en acción, las luces doradas estallaban a su alrededor. Y de pronto apareció Manuel Mijares rodeado de un coro y una orquesta y empezó a cantar Para amarnos más y El privilegio de amar, los invitados coreaban todo. Y se dispararon dos cañones con serpentinas de colores. Y se inició la cena, la logística, impresionante. Había una tarjeta que decía "Eduardo Kohlmann Banquetes". Iniciaron con torre de muelas de cangrejo con vinagreta de zanahoria y naranja, foie gras con manzana y gelle de Sauterne, crema de alcachofa con proscuitto, filete de res al grill con glace de vino tinto y queso manchego español, chesse cake con sorbete de frutos del bosque y fondant de chocolate con helado de vainilla.

Delicias. Había una mesa de postres, y otra mesa con dos chefs ataviados de blanco, esta tenía de todos los quesos europeos que se pueda imaginar: brie, camembert, roquefort, blue cheese, gouda, parmesano. Además tenía frutos secos como almendras, dátiles, nueces, todo en copas enormes, además racimos de uvas verdes, moradas y negras. Mientras cenábamos aparecieron 21 violinistas, primero tocaron en la pista alrededor de un piano de cola. Bajaron y algunos se colocaron en la mesa de los novios, mientras que otros caminaban tocando entre las mesas música semiclásica y tangos. Y entonces apareció en escena una orquesta como de 20 músicos con un coro, se llama Los internacionales y todo mundo a bailar. A los novios los subieron a dos sillas y les dieron una gasa, todos bailaban y al pasar junto a ellos tenían que tomar un shot de tequila.

Ambiente. Posteriormente apareció el DJ 40. Y eran las siete de la mañana y la pista seguía llena. Además de todo, lo que reparten en las bodas como sombreros, flats, había pancartas que decían "soy chilango", "soy culichi" "pal feis". Había además un "smile box" con trivias, mientras una cámara filmaba un video. En eso llegaron los tacos del Villamelón, también servían chilaquiles. Las camionetas que llevaban al hotel Camino Real esperaban afuera. Enseguida de nuestra mesa estaba Guadalupe Pineda acompañada de su esposo, el exprocurador Lozano Gracia. También asistieron Amanda Miguel y Diego Verdaguer a esta boda inolvidable. Al otro día la posboda fue en la casa de Antonio Ibarra, en Bosques de las Lomas. El restaurante de Culiacán Los Arcos atendió a los invitados en forma espléndida.

Gracias por su atención. Nos vemos en la próxima columna.

tatiana_martinezl@hotmail.com