Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Contra Iturbe

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 1 de julio de 1917, Ramón F. Iturbe asume la gubernatura de Sinaloa. El 15 de septiembre rinde su primer informe de gobierno, el que inicia destacando las difíciles elecciones de ese año: “La lucha política fue intensa en Sinaloa. Seis candidatos sostenidos por grupos bien definidos se presentaron en el estadio electoral y tocó en suerte al Partido Liberal Progresista, que sostenía mi candidatura, salir triunfante en los comicios.

A pesar de que sus compañeros legisladores integrantes de la Comisión Dictaminadora del Congreso, Manuel María Sainz y Julio E. Ramírez, diputados por Culiacán y Navolato, respectivamente, dictaminaron pidiendo al Congreso declarara gobernador electo a Iturbe, Miguel M. Ceceña emitió por sus pistolas el dictamen siguiente: “Aunque el C. Ramón F. Iturbe obtuvo la mayoría de los sufragios emitidos en las elecciones extraordinarias verificadas el día 10 de junio actual, no puede ser gobernador de Sinaloa, por carecer del requisito constitucional relativo a la edad, expresada en el artículo 37 de la Constitución Política del Estado, de fecha 21 de septiembre de 1894, reformado el día 2 de marzo de 1912”. Sin embargo, el Congreso aceptó la legalidad de las elecciones. Iturbe tuvo muchos problemas durante su gobierno, principalmente porque Ángel Flores, candidato derrotado, debido a su poderío se fue con todo contra él.