Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Contrasentido

LOS MOCHIS

Un grupo de ejidatarios del Ricardo Flores Magón bloqueó el inicio de la construcción de la carretera a esa comunidad desde la Mochis-Topolobampo porque funcionarios del Gobierno del Estado no han cumplido con el acuerdo de pavimentarles las calles.

Los ejidatarios se apostaron en el camino colocándose como escudos humanos, además sus vehículos los atravesaron en la vía en donde estaba la maquinaria que sería utilizada para los trabajos.

El movimiento lo encabezó la presidenta del núcleo ejidal Mariana Baca Martínez, quien fue apoyada por hombres y mujeres para exigir el cumplimiento de los compromisos que se hicieron para la construcción de la carretera al ejido 9 de Diciembre.

Lo que pasa que para construir esta rua requerían indemnizarlos en virtud de que una franja de esos terrenos le pertenece al ejido Ricardo Flores Magón.

Sin embargo, porque la obra carretera es de beneficio para todos aceptaron la promesa de los funcionarios del Gobierno del Estado de que por esa franja de terreno les pavimentarían las calles del poblado.

Lo anterior independientemente de la construcción de la carretera al ejido Flores Magón y como ayer se iniciaría esta sin pavimentar las calles de la comunidad, los ejidatarios protestaron por ello. Puede decirse que es un contrasentido la manifestación en virtud de que están obstaculizando la construcción de una obra para su propio beneficio. Si bien es cierto que los ejidatarios aclaran que no se oponen a la obra carretera, en los hechos no la dejan empezar como una medida de presión para que les cumplan los compromisos.

El detalle es que los acuerdos a los que aducen fueron de manera verbal, lo que no desmerece que les cumplan pero como dicen en el rancho "papelito habla". Si con documentos firmados los funcionarios no cumplen menos haciéndolos sólo de manera verbal.

Pero firmados o no los acuerdos, el ejido Ricardo Flores Magón, como otros más, requieren el apoyo gubernamental para salir del atraso y si se les presenta la coyuntura para exigirlo, la tienen que aprovechar sin poner en riesgo lo logrado.

Asimismo, a los funcionarios tampoco les conviene ser exhibidos de que incumplen sus promesas. Por eso, lo mejor es que ambas partes se sienten a dialogar para resolver el conflicto.