Opinión

Cortan racha a Cotemar

Por  Darío Celis Estrada

Hay empresas mexicanas que posiblemente no entren a la exploración y producción de hidrocarburos, pero seguro se beneficiarán con la reforma energética porque son de los principales proveedores de servicios de Pemex y podrán trabajar para nuevos clientes. Es el caso de Cotemar.
Hablamos de una compañía que construye y mantiene unidades habitacionales para plataformas marinas. También suministra servicios y alimentos. El lunes nos referíamos a ella por el recorte de contratos para arrendamiento de embarcaciones que hizo Pemex Procura, que dirige Miguel Ángel Servín.
Entre 2001 y 2011 firmó acuerdos con Pemex Exploración y Producción (PEP) por 36 mil 413 millones de pesos. En los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón ganó 55% de los contratos en esas áreas, principalmente en las direcciones de Desarrollo y Producción y en la de Exploración.
El otro 45% de los contratos los ha obtenido en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, de ahí que se le considera uno de los principales proveedores de servicios de Pemex en esta administración. Actualmente tiene pendientes de concluir contratos de 2016, 2017 y 2020 que firmó en 2012 y 2013.
En la dirección de Desarrollo y Producción de PEP registró 109 contratos ganados desde el año 2003, de los cuales 46, es decir 43%, se suscribieron durante el actual sexenio, en la gestión de Javier Hinojosa. Cuatro contratos siguen vigentes, de los que tres vencen hasta 2020.
Se obtuvieron por adjudicación directa por más de 25 mil 319 millones de pesos y otro más, que se ganó por licitación pública, vence en el añó 2017 y es por otros dos mil 602 millones de pesos.
De los 14 contratos que tiene la empresa con la dirección de Exploración de PEP, a cargo de José Antonio Escalera, 50% se firmaron en el actual sexenio y el resto a mediados del pasado, en 2010 para ser precisos; cinco se firmaron en 2013 y concluyen en el transcurso de este año.
Tres fueron por licitación pública y suman más de 89.3 millones de dólares; dos por adjudicación directa por casi 83 millones de dólares; con la reforma energética Cotemar podría convertirse en el principal proveedor de infraestructura marítima de la empresa que dirige José Antonio González Anaya.
Cotemar es propiedad de los esposos Mario Dávila y Cristina Lobo. El padre de ella es Humberto Lobo Morales, que junto a su hermano Javier, fundaron Grupo Protexa, que da también servicios en instalación de plataformas marinas y sistemas de perforación. Ambas tendrán mayor demanda.
En marzo pasado Cotemar emitió un comunicado en el que decía confiar salir delante de la crisis que enfrenta, luego de que Pemex terminara de manera anticipada dos contratos, además de otro que no renovó de embarcaciones con su socia, la firma especializada Prosafe.
A Cotemar le sucede lo que a cualquier empresa del sector, derivado del recorte presupuestal de más de cien mil millones de pesos. Pemex tiene que tomar las medidas de oportunidad para reducir sus costos y eso quiere decir que cualquier contratista puede verse afectado.
Tal recorte que se dio tras la salida de Emilio Lozoya Austin orilló a Prosafe a anunciar hace ya varios meses la terminación de las labores de esas tres plataformas semi sumergibles que operaba Cotemar en México. Vino un despido de dos mil 300 trabajadores y la plantilla se ajustó a cinco mil personas.
Apenas el lunes le informé que Cotemar fue el cuatro proveedor de barcos más afectado con el ajuste que concluyó la semana pasada Pemex. De 15 embarcaciones que tenía rentando se quedó con siete. Le suspendieron cuatro y la cancelaron cuatro más.

DAVID MARTÍNEZ
Y precisamente esta semana PEP, del mismo Javier Hinojosa, adjudicó a Cotemar un contrato de 42.3 millones de dólares para interconectar con un ducto marino de 18 kilómetros la plataforma E-KuA2 con el gasoducto CA-AJ-1, en la Sonda de Campeche. Es una auténtica bocana de oxígeno para la empresa de Cristina Lobo y Mario Dávila, que firmará el acuerdo el próximo 18 de julio y tendrá 300 días contados a partir de esa fecha para realizar el tendido. Cotemar superó las ofertas de Diavaz de Luis Vázquez, Evya de Fausto Miranda y Demar de Carlos Manuel Su. Como parte de esa misma licitación, la petrolera que dirige José Antonio González Anaya adjudicó contrato para la construcción y procura de un gasoducto también de 18 kilómetros para las mismas E-KuA2 y CA-AJ1. Lo ganó Sapura Kencana Mexicana, donde participan como socios el financiero David Martínez, el de Fintech que está reflotando a la constructora ICA, y la noruega Seadrill. El contrato es por 112.8 millones de dólares y se suscribirá el mismo día que lo hará Cotemar. También tendrá 300 días para desarrollar la obra. Sapura dejó en el camino a Permaducto del Grupo Protexa de Humberto Lobo, Arendal de Jesús García Pons y Swiber Offshore México.