Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Créanlo, Dorados está en la liguilla

MI PUNTO DE VISTA

Una buena y otra mala. La buena, que calificó Dorados a la liguilla en el torneo de ascenso; la mala, que consiguió ese objetivo sin terminar por convencer, sin chispa, sin argumentos, sin nada.

Seguramente nada bueno le espera en la siguiente fase si el equipo no muestra otra actitud.

La calificación llegó de panzazo, pero eso no es culpa del grupo, sino del sistema de competencia donde se premia la mediocridad. Y esta es la muestra: Dorados no alcanzó ni 50 por ciento de los puntos disputados para merecer ese sitio. Pero no solo ellos: Delfines sumó 47.65 por ciento, mientras que el único que equilibró la balanza fue Alebrijes, con 50 por ciento.

Leones Negros y Necaxa lo hicieron arrastrando la cobija con 52 por ciento, mientras que Tecos y Correcaminos con el 59 y 67, respectivamente.

Tecos será el rival de la escuadra sinaloense, en tanto que Correcaminos avanza directo a las semifinales, otro sistema ya criticado con anterioridad, pues hay quienes aseguran que esa semana de descanso —a veces dos— saca de ritmo a los equipos.

Dorados pudo haber evitado ese encuentro, que en mi opinión es muy complicado, dadas sus aspiraciones de seguir avanzando. Tuvieron para alcanzar una mejor posición, pero no lo supieron aprovechar en ese último partido del calendario que empataron en casa contra Cruz Azul Hidalgo.

Dio la impresión de que los jugadores salieron con la mentalidad de buscar el empate, cuya igualada les garantizaba la calificación. Jugaron mal —nada nuevo— y sin un futbol espectacular.

Bueno, hoy en día ningún equipo busca ser espectacular. El objetivo para todos es el boleto, sin importar cómo jueguen o cómo lo consigan. Dorados estuvo siempre en ese rubro.

Ya los equipos juegan no para agradar al público, sino para salvar el pellejo, para conservar y mantener la chamba. Ese es el futbol moderno no en el mundo, sino en México exclusivamente.

La liguilla es otra cosa. Como dijera un comentarista de televisión y enemigo del futbol: "Ahora sí empieza la temporada", refiriéndose a la liguilla.

Dorados abrirá en casa y, si quiere ir a Guadalajara sin presión, tendrá que salir con una importante ventaja. ¿Cuántos goles?, no lo sé. Tecos es un buen equipo. Y si el futbol les hace justicia —bueno, nunca se hace, pero se vale soñar—, tienen que ser ellos quienes disputen el título contra Correcaminos.

Adiós Potros. Se fue el Atlante a la Primera A. El próximo torneo lo tendremos en el estadio Carlos González y González, como un equipo más del máximo circuito en la liga del infierno.

Los Potros tuvieron muchas oportunidades de salvarse, o al menos de llegar hasta la última jornada con posibilidades, pero no lo hicieron.

Las combinaciones parecían dársele con esas derrotas del Atlas y Puebla en la fecha 15. Sin embargo, tropezaron en Torreón y allá quedó grabada su lápida.

Es el tercer descenso de los Potros en sus últimos 14 años de vida, una cifra nada agradable ni para sus seguidores, ni para sus directivos.

El equipo no tenía un buen plantel para eludir el descenso, hay que admitirlo. Ha sido mal operado, y en el pecado están llevando la penitencia.

Bienvenido, pues, a la Segunda, perdón, Primera A, donde ya se están reuniendo muchos viejos conocidos como UAT, Tecos, Leones Negros, Zacatepec, Celaya y los mismos Dorados. Todos ellos en un tiempo figuraron en la Primera Nacional.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.