Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Crisis y tradiciones

GUASAVE

Guasave.- Pudiera decirse que el alza en productos alimenticios es por cuestión de oferta y demanda, sobre todo cuando hay temporadas como la que los ciudadanos empezaron apenas el Miércoles de Ceniza, donde las tradiciones indican que se incrementa el consumo de pescados y mariscos.

Sin embargo, habría que decirse que desde meses atrás se han ido disparando los precios de productos alimenticios de primera necesidad y otros no tanto, como es el caso del limón, cuyo costo por kilo alcanza cotizaciones muy altas.

Claro, en casos como el del cítrico influyen condiciones ajenas, pero que igual golpean a la de por sí deteriorada economía de los bolsillos de los ciudadanos.

La economía, habría que decirlo, no ha sido tan buena en los últimos años, pues los consumidores son precavidos a la hora de comprar determinado producto y eso se nota en el mercado.

Algunos de los comerciantes admiten que se registra una especie de consumo muy selectivo y en menor escala.

Eso se puede observar al momento de ver a las familias recorriendo, comparando precios e incluso eligiendo ofertas para poder llevar los alimentos a sus casas.

En ese sentido los comerciantes de mariscos señalan que no es tanto lo que se le ha subido a los productos que ellos venden, pero en efecto, admiten que les han bajado las ventas.

Y mientras ese fenómeno se registra en el mercado, en otros puntos hay indicadores muy negativos que están pasando en la región y que no son signos positivos para la economía del municipio.

Es el caso de productores agrícolas que a estas alturas apenas empiezan a cobrar la cosecha de frijol, claro, los que tuvieron la oportunidad de entrar en el programa de pignoración.

Esa situación es un reflejo de lo que sucede en la economía regional y muestra también el por qué de los bajos consumos y también cómo es que se "amarran" el cinturón.

Es parte de la realidad de la economía en la región, en donde las familias buscan por todos los medios mantener tradiciones, aunque sea en medio de una prolongada crisis que parece no tener un final positivo, a pesar de lo que digan los discursos del gobierno.