Opinión

Cuando se abusa de los hijos

SAPIENZA

Por: Emmanuel

Un padre puede destruir la femineidad de su hija si abusa de su esposa, si se siente amenazado por esa femineidad de su hija o si abusa de ella. Ello puede dar pie a que la hija abandone su papel de mujer y se vuelva 'marimacho' o lesbiana. Ciertamente no disfrutará su papel como mujer, pues con su comportamiento agresivo, el padre le está comunicando un mal sentido de lo que es ser mujer. Pero la madre también puede causar un daño a su hija si la descuida, si no está ahí para ella cuando lo necesita, porque la niña la percibirá como poco confiable y muy bien puede decidir no identificarse con ella. Este abandono emocional de padre o madre es aterrador para una niña y perdurará por siempre en la mente de ella. El abandono puede ser no sólo la falta de atención a los hijos, sino el rechazo al rol del sexo de los hijos que los puede llevar a juegos atípicos. Sin embargo, los juegos atípicos, cuando se dan esporádicamente, no necesariamente son indicio de que el infante tiene tendencias homosexuales. El abandono puede dar como resultado que la hija no culpe a la madre por no lograr que sus esfuerzos para atraer la atención de ella no dieran resultados que esperaba, y se considerará a sí misma como un fracaso. Todo ello no lleva sino a pensar que educar a una hija (o un hijo) es mucho más complejo de lo que se piensa. Tan dañino como puede ser el abandono emocional de los hijos, resulta devastador el abuso sexual de ellos, pues cuando esto ocurre en la infancia —muy a menudo de padres a hijas o hijos— las probabilidades de que ellos tengan tendencias homosexuales se triplican. Pero el daño no sólo se causará a quien sufre la agresión, sino a los hijos que la presencian. Si se diera esta conducta de agresión, la misma tiende a repetirse en las generaciones futuras y los niños abusados seguramente serán padres abusadores. Todo lo anterior no lleva sino a confirmar que el abuso verbal, emocional o sexual de la niña o niño prevalecerá en la edad adulta y afectará su desarrollo sexual. Los padres que no logran identificar plenamente esos abusos tenderán a cometerlos. Insultarlos, denigrarlos, golpearlos a bofetadas o puñetazos con objetos, o exhibirlos ante la gente, son algunos tipos de abuso más comunes que el abuso sexual, y tan devastadores como este.