Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Cuarón globalizado

JAQUE MATE

Las películas son para entretener. Los mensajes deben ser entregados por Western Union.

Samuel Goldwyn

"Y el Óscar es para… Alfonso Cuáron." Cuando la actriz Angelina Jolie anunció el premio a la mejor dirección este domingo, los comentarios en redes sociales de inmediato festejaron el galardón a un mexicano. Pero no tardaron en aparecer cuestionamientos. Quizá el Óscar era un premio para Cuarón pero no para México porque Gravedad, decían, es una película gringa.

Gravedad, máxima ganadora de la noche con siete premios, es oficialmente una coproducción británico-estadounidense. Si bien Cuarón y su hijo Jonás escribieron el guión, y Alfonso fue uno de los productores, la firma estadounidense Warner Bros. desarrolló el proyecto con Cuarón y el productor británico David Heyman, quien produjo la serie de películas de Harry Potter y ya había trabajado con Cuarón en Harry Potter y el prisionero de Azkaban.

Gravedad fue considerada suficientemente británica para obtener el reconocimiento a mejor cinta británica en los premios BAFTA, la Academia Británica de las Artes Cinematográfica y Televisivas. En los premios de la Academia de los Estados Unidos, los Óscar, participó como local.

La globalización es una parte integral del negocio del cine. Se necesitan mercados mundiales para amortizar los costos. Gravedad tuvo un costo de producción de 100 millones de dólares. La película promedio en nuestro país cuesta 22 millones… pero no de dólares sino de pesos.

Cuarón entendió la necesidad de abrirse al mundo y probar suerte en Hollywood. Ya lo habían precedido directores como Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro, así como la actriz después convertida en productora Salma Hayek.

Cuarón dirigió su primera película en México, Sólo con tu pareja (1991), para la cual escribió también el guión junto con su hermano Carlos. Con ella obtuvo buenos resultados de crítica y de taquilla. A pesar de su escaso presupuesto, la cinta tenía una factura profesional y una imagen moderna que Alfonso usó como carta de presentación en Hollywood. Su primera película internacional, La princesita (1995), recibió buenas críticas, fue nominada al Óscar y ganó el Premio de la Asociación de Críticos de Cine de los Ángeles. Con Harry Potter y el prisionero de Azkaban Cuarón se consolidó como un director confiable y profesional. Gravedad es hoy la consagración de un trabajo de muchos años.

No deberíamos rechazar a Cuarón por haber tenido éxito desde Hollywood. Sería tanto como cuestionar a un futbolista mexicano por triunfar en Europa.

Mientras Cuarón está triunfando en Hollywood, la industria cinematográfica mexicana está viviendo un momento de inflexión. Películas como Sólo con tu pareja o Cilantro y perejil de Rafael Montero demostraron en los noventa que se podía hacer buen cine comercial en México. El público dejó de pensar en las películas mexicanas como inevitablemente deprimentes y aburridas. Cintas como No se aceptan devoluciones de Eugenio Derbez o Nosotros los nobles de Gary Alazraki han sido éxitos de taquilla. El prejuicio contra el cine comercial, sin embargo, no ha desaparecido del todo. La industria mexicana no quiso enviar No se aceptan devoluciones al Óscar o al Goya como representante mexicana, sino que escogió Heli, de Amat Escalante, una película difícil y violenta sobre el narcotráfico que quizá tenga éxito en el circuito de festivales intelectuales de Europa pero no en el Óscar.

La apuesta para el cine debe ser la globalización, quizá a través de coproducciones, pero también la realización de películas nacionales más accesibles al público. El problema es que tenemos una industria acostumbrada a buscar el subsidio del gobierno y el aplauso de los intelectuales en lugar del favor del público.

CANCELAN EXPO SEXO

La Expo Sexo, una feria de entretenimiento sexual que se llevó a cabo durante años en el Palacio de los Deportes, fue cancelada por el riesgo de que sus organizadores y participantes puedan ser encarcelados por la nueva interpretación moralista de la ley de trata en la ciudad de México.

Twitter: @SergioSarmiento