Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿De Anda, en su papel?

GUASAVE

Si, como afirma el sindico procurador Juan Luis de Anda, en verdad el dinero que por concepto de canasta básica entrega el Ayuntamiento al sindicato, se deposita a una cuenta bancaria personal, sobrada razón tiene en ajustar a la ley esas transacciones, que parecen encuadrarse, por decir lo menos, en una grave irregularidad.

El organismo de marras aglutinador de gran parte del personal de gobierno, que preside "for ever", Alejandro Pimentel, podrá ser todo lo autónomo que sea, más no implica que los recursos públicos, a los que tienen derecho, por muy conquistas sindicales obtenidas, se manejen con la opacidad que insinúa De Anda.

Ahora bien, desde un punto de vista estrictamente personal, es raro que dado los mecanismos de control de egresos a los que obliga la Auditoria Superior del Estado, ayuntamientos anteriores hayan incurrido en una ilegalidad tan grave como el de emitir cheques a nombre de una cuenta bancaria de un particular, sin más justificación que ser dirigente del organismo y que por lo menos no se les haya observado.

Sin embargo, si tal es el asunto el que obliga al síndico procurador a intervenir para dar transparencia a la operación del citado fondo económico, definitivamente el funcionario únicamente esta cumpliendo con el deber para el que fue electo.,

De hecho su papel fiscalizador de las finanzas municipales es el correcto y también lo decente, y por tanto, tope con quien tope, tendrá que mantener la acción por salud pública para quitar ese arbitrio personal que debería ser de la institución.

El que al sindicato y a quienes lo manejan, en anteriores trienios les hayan permitido por cuestiones políticas, disponer por lo que se aprecia, arbitrariamente de los recursos que provienen de los impuestos de los guasavenses, no quiere decir que sigan tolerando la evidente anomalía.

La autonomía sindical no significa patente de corzo para violentar la ley; con las cuotas que aportan sus asociados quizá puedan hacer "chilar y medio" -y quién sabe-, pero el dinero del erario que como canóniga laboral les dan, su uso debe ser transparentado sin mayores trámites.

Y no es precisamente a través de una chequera electrónica personal "de alguien" recibir los recursos públicos, una forma clara de operación, ¿porqué quién, finalmente garantiza, si el titular les da el destino para beneficiar a los obreros?.

Pienso que el sindicato de Pimentel, como organización tiene figura jurídica y como tal las facultades suficientes que le permitan contratar una cuenta bancaria a nombre de la organización sindical para el depósito de esos efectivos y terminar con las sospechas o malos entendidos, si acaso de eso se tratara.

O aun mejor, preguntaríamos nosotros: ¿por qué tesorería municipal no realiza esas entregas directamente a los propios trabajadores, que sería la única forma de saber si tales prerrogativas llegan a sus beneficiarios?.

Repetimos, si Juan Luis de Anda dice la verdad y su actitud no se trata de un desplante moralino a ultranza a los que son tan afectos los panistas, sino de un simple ejercicio de honestidad a los que están obligados los hombres de gobierno, por favor, entonces que Alejandro Pimentel no se desgarre las vestiduras, argumentando intromisiones imprudentes o ilegales.

Aquí lo que se tendría que averiguar para saber cual de los dos actores de este nuevo episodio político, -si De Anda o Pimentel- está en lo justo, es que el síndico procurador documente sus dichos en relación a la irregularidad denunciada o en su defecto, el líder sindical, compruebe que es otro el fondo que se persigue.