Opinión

De animales en Sinaloa

Por: Rigoberto Ocampo

Las notas periodísticas son un elemento de participación social que han hecho que los feminicidios en Sinaloa sean expuestos y del conocimiento social. Sobresalen aquellos dónde las mujeres son asesinadas violentamente por sus compañeros sexuales, o, incluso compañeros por medio de un contrato civil, de matrimonio. Lo que debería quedar bien explicito, para la redacción de reporteros y editores es: esos animales, que violentaron y asesinaron a mujeres, no son pareja de nadie. Son unos animales. En mala hora nacieron en esta tierra sinaloense. Lo único que merecen, y eso porque sólo eso permite la ley vigente, es acabar con sus huesos en la cárcel. 
En los feminicidios, donde intervienen relaciones sexuales entre la víctima y el homicida, deben de tener una atención prioritaria de las autoridades. Ni una. No debe haber ni una mujer asesinada por alguien que por haber tenido relaciones sexuales con ella se haya atrevido a golpearla y matarla. Ese hombre es un animal, hijo de pu... de la pu... madre que los parió, porque sólo así se puede entender que se haya atrevido a golpear y asesinar a la mujer con la que tuvo relaciones sexuales y obtuvo placer de ella. Con su homicidio, seguramente buscaba hacerle pagar, en su inconsciente, a la pu... madre que lo parió.

DE FEMINICIDIOS E INTERESES
Por otro lado, están los feminicidios donde una mujer es asesinada por intereses afectados en su esfera de acción social: negocios y convenios legales o ilegales, relaciones de intercambio de interés. Sólo que hay un problema para esos asesinos, en México la ley no permite matar a otra persona. Sólo en el caso de que esa persona viole la privacidad del hogar del otro, puede haber una acción de legítima defensa en donde el agresor pierda la vida. Si una persona (de cualquier sexo) ajena al hogar de otra, intenta trasgredir esa morada, el dueño de ese espacio privado puede accionar un arma para defender a su familia o su persona. Igual si alguien trata de atentar contra su vida, él puede defenderse. 

En el caso de los feminicidios en donde el móvil es la afectación de intereses de convenios establecidos, legales o ilegales, es muy importante que las autoridades correspondientes encuentren los culpables, pues detrás de cada mujer asesinada estará siempre la posibilidad de un crimen que no sea esa la causa, atentado por violación de intereses, sino contra la mujer como un ser humano de sexo diferente al masculino. 

DE PESCA, ÁREAS PROTEGIDAS, EMPLEOS Y ECONOMÍA
La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) determina que partes del territorio nacional deben ser consideradas Áreas Naturales Protegidas (ANP). Se hace de acuerdo a protocolos de investigación y factibilidad ambiental. No es un asunto económico. Más bien, cuándo factores de actividad económica alteran el medio ambiente esta oficina gubernamental entra en funciones. Si una parte del territorio nacional se ve afectada de esa manera, la Conanp presenta el proyecto para que el Ejecutivo federal decrete crear una ANP. 

Debe resaltarse que del 100% de la Población Económicamente Activa (PEA) en México, sólo el 13% lo es en el sector primario (agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza). En cuanto a la participación en el Producto Interno Bruto (PIB) el sector primario representa sólo el 3.6% del total. En esto pequeño porcentaje está incluida la pesca. El dato que se pudo encontrar, en un primer análisis, fue el valor de la pesca en empleo y economía en 2008. De la PEA de ese año el sector primario representó 13%, pero la pesca sólo representa el 0.4% de esa PEA. Es decir, de cada 1000 empleos, 4 los aportó la pesca. Por otro lado, en 2008 toda la pesca de México representó el 4.7% del PIB del sector primario y apenas el 0.15% del PIB nacional. A partir de este primer análisis, para la decisión de decretar un ANP por riesgos ecológicos, no puede sobreestimarse lo que un grupo de personas necesita de empleo o economía. Sino lo que representa para México, en el entorno económico mundial y ecológico del planeta. No somos una isla en el universo.  

PÁRRAFOS: DE LEER Y ENTENDER
Somos parte de un planeta y cada mujer es un ser humano al que no se puede violentar. Todos deben saber y entender que cada rincón de nuestra ciudad debe ser cuidada porque es parte del planeta y este es de todos los que lo habitamos. Todos debemos respetar que cada ser humano tiene los mismos derechos y obligaciones, sin importar sexo o preferencia sexual de cada uno. Todos somos iguales y libres. Esto se entiende leyendo. Esto se estudia, en la escuela, leyendo. No es una creencia, para eso está la iglesia. Y, ahí sí. Las iglesias de la religión que predomina en México, la católica, no consideran a las mujeres iguales que los hombres, ni se respetan las preferencias sexuales de cada uno. Pero ahí sí, que cada uno crea en quién quiera. Pero en la acción social: la ley nos considera a todos iguales, y quién no lo respete o agreda a otro ser humano, le caiga todo el peso de la ley.
lecturas_eldebate@yahoo.com