Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

De "duros" e "infieles"

GUASAVE

Guasave.- Con ánimos de fortalecer el proyecto para que el PRI regrese a la gubernatura, luego de la "chaqueteada" de un porcentaje de su militancia, los mandos pueden mostrar condescendencia a los que, desde su óptica política, "arrancaron para tercera" durante la aventura que encabezó y ganó con las siglas del PAN, Mario López Valdez.

Que regresen al redil las "ovejas descarriadas" que secreta o francamente se fueron con el panismo o Malova, que para el caso dio lo mismo, sería la orden del CEN y olviden resquemores y rencillas que aún guardan, los "duros" hacia los "infieles".

Pero más allá de la idea de abrir puertas a los traidores como se les llamó en su tiempo, quienes renegaron de su partido señalándolo de antidemocrático y tramposo porque negó la postulación a López Valdez, lenta pero irremediablemente dan señas de querer -si es que no están ya de nuevo dentro- volver a sus orígenes, no sólo la militancia de a pie, sino muchos "notables".

El PRI nacional y la propia dirigencia estatal enseñan posturas soterradamente conciliadoras en los tratos con aquellos que por amistad, afecto o conveniencia, cerraron los ojos a la lealtad que le debían al PRI y fueron factores de su caída.

En el Estado, estimulados por la disposición al indulto que César Camacho, por órdenes de Peña Nieto, daría a los que dejaron tirado a su suerte al PRI en momentos cuando más necesitaba de la unidad, ya merodean los círculos del poder, la mayoría por tener la certeza de que la presidencia de la república va a operar con éxito el retorno del viejo partido político.

La indulgente actitud de los nuevos iluminados que de Los Pinos echaron a empellones al PAN, siendo objetivos y desde un punto de vista estrictamente político, es madura y hasta sensata en abono de la unidad de sus filas que la va a necesitar dentro de dos años, cuando se dispute la gubernatura.

Es de suponerse que la actitud del PRI, pese a tener el sartén por el mango, la asume partiendo de la circunstancia que ahorita, lo que menos lo beneficia es exacerbar ánimos revanchistas, menospreciando a los que se fueron, sobre todo después del exitoso proceso de haber vuelto a tutelar los cenáculos del poder en el país.

Saben los priistas que en Sinaloa no es recomendable querer cobrar facturas en momentos en que su intención es recuperar el gobierno estatal, cancelándole la oportunidad a los que brincándose las trancas lo traicionaron y que han hecho que los priistas duros estén todavía a tres años del desastre, viviendo en la desesperación política que es hija del espanto.

En verdad ese parafraseo del PRI nacional del que se hace eco el Estatal, de "dejad que los renegados se acerquen a mí", si bien no es espontáneo, por lo menos constituye un buen intento de cicatrizar las heridas de aquella batalla campal del 2011.

El quid del asunto estará en que quienes buscan volver al nopal, hoy que tiene tunas, fingiendo que "aquí no ha pasado nada", su presencia aun cuando se niegue y los reciban con fanfarrias, dará lugar a una incomodidad de los mil demonios.

Y ello no solamente en los "herejes", sino igual en los llamados "priistas duros", que seguramente los verán de soslayo, recelo y desconfianza y todos los sinónimos que usted quiera agregarles, sobre todo si nos atenemos al principio de que quien traiciona una vez, la segunda ni lo piensa.

Los pecados políticos de conspirar y el doblez de su actuar en contra del PRI, será la mácula que siempre perseguirá a los que arrepentidos quieran regresar y lo harán si no tienen una pizca de vergüenza para correr el riesgo de ser eternamente abochornados con la silenciosa desconfianza que inspirarán. Si no al tiempo.