publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

De historias y mitos

GUASAVE

Pocas veces se han tejido tantas historias, escrito muchos mitos, ni se habían dicho tal cantidad de verdades a medias y mentiras completas, como las que está generando la presunta o real transferencia de los Algodoneros a la plaza de Guadalaja, Jalisco.

De la fantasía a la realidad deambula la ingenuidad popular, mientras que entre la leyenda urbana y el discurso populista de las autoridades oscilan los desplantes protagónicos de los pontificadores del beisbol.

Pero además por si algo faltara para aderezar el circo, en medio de la indiferencia social y el importamadrismo de los directivos de la empresa, discurre también, sobre si se va o se queda, la incertidumbre de unos cuantos con interés de parte en que permanezca el espectáculo.

El grueso de la ciudadanía sin embargo está más preocupada en el averiguar a diario qué es lo que va a comer y cómo le va a hacer para conseguir el dinero para el sustento. Si le va a alcanzar para pagar la luz o comprar el gas y finalmente, creo, cómo le va a hacer para irse a descansar de ese estrés durante Semana Santa en la que estamos.

No obstante para tranquilidad de ese porcentaje mínimo de guasavenses que se "desgarran las vestiduras", claro atenidos a lo cuantitativo del desfile de la semana pasada, tendríamos que sumarnos como voceros a las últimas versiones que corren en torno a tan "feo caso".

Aclaramos igual, pueden ser fantasiosas que hipotéticas, míticas o con algún grado de certidumbre, que no avalamos, más tampoco desechamos.

Provienen de una fuente seria, y sobre todo muy cercana a los círculos empresariales de Guadalajara, involucrados precisamente en la supuesta adquisición del equipo.

Para empezar, afirma el confidente, no hay trato formal, ni dinero depositado a la cuenta de Jaime Castro; es falso también que estén liquidando al personal de la empresa deportiva, no al menos por el momento.

Si rematan los souvenirs de la tienda es que no hay quien los comprara tan caros, por lo que aprovecharon la fiebre de especulaciones para sacar los saldos empolvados. Simple mercadotecnia dirigida a los inocentes que creyeron tendrían un artículo de colección al desaparecer el equipo de Guasave.

Y lo más importante que quizá pueda darle una pizca de credibilidad de que Algodoneros no se va a ir, es el hecho que la empresa que opera el "estadio del Atletismo" que existe en Guadalajara, y es el más moderno de latinoamérica, rechazó de manera contundente prestarlo, alquilarlo o darlo en comodato para el beisbol, amén de otros obstáculos que impiden la mudanza.

Tan, Tan: Fin de la nueva historia. Falta la verdadera.

Lo del César al César.- Ni el gobernador Mario López Valdez, como tampoco el alcalde Armando Leyson escatimaron el reconocimiento para el diputado Jesús Burgos a cuya gestión, cuando fue presidente municipal atribuyeron el inicio y consecución de las siguientes etapas de pavimentación del bulevar Tiburón en Las Glorias y que en la actual se concluyó.

Fue un gesto de cortesía política de ambos mandatarios, no sólo para Burgos, sino también para Ramón Barajas, que puso su parte en la obra que se ha convertido en la columna vertebral del balneario transformándolo urbanísticamente.

Por cierto Las Glorias luce muy bien, ahora, también por la atención de la actual administración de Leyson. Hay que visitarla.