Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

De informe de gobierno

La estridencia es tono de la acción social y política en Sinaloa. En otras latitudes las cifras delincuenciales son controladas y aquí siguen al alza. En colonias y barrios se siente pesar entre la ciudadanía. Podría ser preludio de descontrol, como el ocurrido en la última administración estatal del PRI, 2005-2010. Cuándo el crimen organizado se vinculó, por primera vez, a la acción social sinaloense. La respuesta a ese reto es de los trabajos fundamentales de quién fue electo para gobernar Sinaloa. La apuesta a un gobierno de administradores no está funcionando. El control del ejército fue cuestionado por instituciones del Estado. Y, de cara a juicios de organismos internacionales de defensa de derechos humanos, pudiera en cualquier momento decidir dejar el Estado. La gubernatura de Quirino Ordaz Coppel apenas va en su onceavo mes. El camino lo define él. Para eso tiene la representación del voto de la mayoría de los sinaloenses. El tema de análisis es: ¿cuáles serán las políticas de gobierno que seguirá? En unos días rendirá su primer informe de gobierno ante el Congreso local. Después hará una serie de promociones sobre lo que decida son las acciones que desea destacar ante los ciudadanos sinaloenses. Mientras, las estadísticas se seguirán acumulando.

De tenencia y otros pendientes en Sinaloa

Van algunos de la agenda de gobierno: La preparación del Tianguis Turístico y las obras de infraestructura en Mazatlán. La seguridad pública y la percepción ciudadana, además de estadísticas. Más enfermos de diabetes: mayor mortandad y gasto público. Maternidad adolescente también en ascenso y los problemas sociales que conlleva. Tenencia vehicular como signo de burla para y del gobierno. Este gravamen es eludido por muchos de quienes tienen la posibilidad de registrar sus carros en otras entidades que no la cobran. Si bien, lo que se logra recaudar es algo que no contaba en las arcas del gobierno del estado, su credibilidad ante la ciudadanía se ve mermada en cada carro que circula con placas de otra entidad: en cada calle, semáforo, estacionamiento, en la fila del tráfico.

En las ciudades sinaloenses, pequeñas en comparación con las grandes de otros lares de la República. La merma de recaudación se convierte hasta en rabia, ante la bofetada de ver a la “fulana” esposa del “fulano” empresario beneficiario de subsidios con carros “emplacados” en Jalisco o Durango. Igual a parientes de funcionarios que exigen ese gravamen. Ejemplo es el descontento provocado por diputados transportándose en vehículos con placas de otras entidades. El caso se repite en cada municipio, en cada ciudad y comunidad de Sinaloa.

De financiamiento de partidos y coaliciones

Electoralmente un tema central será la unión de partidos para postular candidatos. Por ley los partidos deben registrar plataforma política para obtener registro y participar en elecciones. Paradójicamente, la misma ley que obliga a esto, les permite unirse y presentar candidatos conjuntamente. Es una prerrogativa de los partidos: formar coaliciones para aparecer con un mismo candidato en las boletas. En Sinaloa son pocos los funcionarios electos que no han llegado por medio de una coalición. Quizá, los del partido local, Partido Sinaloense (PAS), son la mayoría en ese caso.

Los partidos nacionales buscan coaliciones electorales. Este es quizá uno de los principales pendientes de la legislación electoral: establecer mecanismos laxos para crear partidos, y, otorgar financiamiento exclusivamente en año electoral. Una vez pasada la elección, se deberían volver entidades que subsistan de cuotas de militantes y simpatizantes. Dejando el financiamiento público exclusivamente para el año electoral. Ni el año anterior. Esto daría a la sociedad mexicana un sistema de partidos representativo de los intereses. Sin carga desmedida al erario. Así como, la garantía de que todos los intereses estarían en posibilidad de presentarse, libremente, a las elecciones. Esta discusión es, quizá, uno de los principales retos del régimen democrático mexicano. Dejarlo de lado puede, con altas probabilidades, erosionarlo y acrecentar las posibilidades de una regresión autoritaria.

Párrafos: De dos dedos para el 2018

Hay dos que determinarán partes fundamentales del acontecer electoral nacional y local: Uno, el del Presidente Peña Nieto, para decidir quién será el candidato del PRI. Dos, el de Melesio Cuén, Presidente del PAS, para decidir si hará o no coalición antes del 30 de diciembre. El partido más requerido en Sinaloa es el PAS. Su rentabilidad el 2016 lo situó en segundo lugar. Muy separado numéricamente del tercer lugar. Inclusive si se suman los votos que obtuvieron PAN, PRD y MC no alcanzan el total del PAS. Los más de 200 mil votos del PAS serán codiciados por los tres polos que se han configurado en las preferencias electorales: Morena, PRI y PAN-PRD-MC. Lo primero que queda para la especulación es si el Presidente del PAS y líder único decidirá si hará coalición o no. Segundo, con quién la hace. Es, al igual que en el PRI, una decisión unipersonal. Nada de que extrañarse ni rasgarse las vestiduras, es reflejo de la ley de hierro de la oligarquía de Robert Michels. También es ley y principio constitucional la democracia en México. Una vez determinados los candidatos, ganará quién más votos obtenga, punto.