Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

De la vida

SURREALISMO CRUDO

Desde niños, los hombres hemos sido programados para creer que la vida en algún momento nos dará una mujer bonita como regalo. De cierta forma, hay todo un sistema que funciona en base a la idea de que por derecho de nacimiento nos toca ser queridos por una o más mujeres bonitas, y es por ello que hacemos lo que hacemos. Cuando no a todos se nos da lo de enamorarlas de inmediato, inventamos razones por las que deberíamos de gustarles. Unos pasan horas en el gimnasio, otros se vuelven deportistas. Los que oyeron una vez que hay mujeres que se sienten atraídas por el poder, se hicieron narcos o presidentes. Los peores se dedicaron al arte, y de alguna manera convencieron a la sociedad de que en realidad necesitan tener en frente a una mujer desnuda para pintarla en un cuadro. Ciencia, literatura, espectáculos, negocios y hasta religión, me atrevería a decir que en todos los ámbitos hay historias de fondo que tienen que ver con hombres en busca del amor, o cuando menos de mucho sexo del bueno. Estamos sedientos de orgasmos y vivimos alertas de cualquier oportunidad de que ocurran como a nosotros nos gusta, porque podemos pasar largas temporadas sin la cosa real mientras haya placer. Somos superficiales y muy simples, y sentimos que vale la pena hacer cualquier cosa por sexo. ¿Bailar cumbias? Hecho. ¿Ir a la Luna? Hecho. ¿Pasar el Golden Axe con una sola ficha? Hecho. El comediante Jerry Seinfeld lo dijo mejor en los 90: "¿Ustedes creen que queremos construir puentes? Es muy difícil". Todo se trata de las mujeres. Y cuando queremos liberarnos de esta sed que rige gran parte de nuestras vidas, enfocamos nuestras energías en lo que nos apasiona. Tocamos música, escalamos montañas, ganamos demandas, declaramos guerras. Todo para que, al final, aparezcan nuevas mujeres en nuestro entorno e iniciemos de nuevo este ciclo que nunca termina. Estamos desamparados y, lo que es peor, nunca entendemos nada. Por eso tenemos un mundo que celebra el Día de la Mujer, pero ningún hombre ha sido nunca para decir: lo sentimos. Somos asquerosos.

[email protected]