Opinión

De las elecciones pasadas hay que aprender y ajustar a la nueva circunstancia

EN EL BLANCO

Por  Fernando Zepeda

Camino a la elección 2021. De frente a la próxima elección, todavía hay mucho tramo por recorrer. Y mucho qué escribir. De la forma de elegir candidatos hay que aprender. Cada una tuvo su circunstancia que la marcó. Como cuando Quirino Ordaz Coppel fue electo candidato a gobernador.

Las circunstancias, el país, los gobiernos, eran muy diferentes. De por sí cada elección de candidato siempre ha sido muy diferente impactada por las circunstancias del momento. La elección como candidato de Francisco Labastida, la de Renato Vega, la de Juan S. Millán, la de Jesús Aguilar, la de Mario López Valdez y la última de Quirino Ordaz Coppel, todas, absolutamente todas fueron producto de cada circunstancia. Y en aquellos momentos, hasta inéditas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La que viene no será la excepción. Si en la pasada Quirino que no aparecía en la lista de 11 aspirantes a la gubernatura, de repente su nombre surgió y al final se dio su candidatura, en esta ocasión habrá sin duda sorpresas que muchos ni siquiera logran imaginar.

Las circunstancias del momento actual harán una selección de candidatos inédita. Por más que algunos simpatizantes de Morena afirmen a destiempo que la tienen segura, se pueden equivocar. Porque tendrá su peso específico el nombre y figura de quien sea elegido como candidato.

 
De las elecciones pasadas hay que aprender y ajustar a la nueva circunstancia

Será desde la selección del nombre hasta la elección de quien gané, algo inédito. Hoy han surgido nuevos actores políticos que ni el Mundo los hacían. Sinaloa tiene tres senadores, dos de Morena, Imelda Castro y Rubén Rocha, mientras que el PRI tiene uno en Mario Zamora.

Los tres por su posición política y su circunstancia están en la puja. Pero que me dice de los diputados federales. Si los conoce, avise. Porque han pasado sin hacerse sentir y su gestión por decir lo menos ha sido gris.

Y los diputados locales, sencillamente se perdieron entre los escándalos, salpicados por la ignorancia y sellados con el rencor que muchos vienen arrastrando. Acostumbrados estar del otro lado de la mesa criticando al Gobierno, hoy que lo son no supieron cómo hacerlo. ¿Y los alcaldes? Ay, nanita. Resultaron un fracaso. Sin duda, su desempeño será su lastre.

Quienes decidan los nombres y perfiles de quienes serán candidatos, tienen en sus espaldas una gran responsabilidad. Saben que hoy es una circunstancia inédita. Y como tal tendrán que actuar. Improvisar no es el camino. Ya tenemos la prueba.

AMLO, en su mero mole. El manjar político que tiene en sus manos López Obrador con el exdirector de Pemex Emilio Lozoya pondrá seguramente contra la pared a muchos priistas de la administración de Peña Nieto y también a algunos panistas.

Le servirá a López Obrador para “eliminar” adversarios de frente a la elección del 2021. Bueno que se exhiba a corruptos. Bueno que se les castigue. Pero que con eso intenten hacernos olvidar que por negligencia o descuido lleguemos a los casi 40 mil muertos por la pandemia, a los casi 60 mil muertos por la violencia a que 20 millones de trabajadores hayan perdido ingresos.

Eso no tiene nombre. El presidente López Obrador anda en campaña. Ya muchos lo saben. Pero están presentes los 331 mil 298 contagiados confirmados que han sembrado el temor entre los mexicanos.
Que le inviertan. Hoy los empresarios sinaloenses tienen un importante reto.

Si no invierten para colocarse a la altura de esta nueva “normalidad” fracasarán y arrastrarán al destino turístico. A mayor seguridad en sus negocios, mayor certidumbre. O se actualizan o se pierden. Muchos años se beneficiaron con el turismo, es hora de apostarle en serio.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo