Opinión

De legislaturas transformadoras

LECTURAS

Por Rigoberto Ocampo Alcántar

-

En Sinaloa el pasado 8 de marzo se despenalizó el aborto. “El Congreso del Estado de Sinaloa aprobó reformas a diversas leyes locales que permiten, de manera libre, la interrupción legal del embarazo hasta la semana número 13 de gestación. Asimismo, se establece que la interrupción del embarazo en las instituciones públicas del sector salud será un servicio gratuito. De igual manera se garantiza que “las instituciones públicas de salud están obligadas a garantizar la oportuna prestación de los servicios y la permanente disponibilidad de personal médico y de enfermería suficiente de carácter no objetor para asegurar que se preste la atención médica en la mejor de las condiciones posibles” (Boletín del Congreso del Estado de Sinaloa: 8/Mar/2022).

En Sinaloa el 15 de julio del año pasado se aprobó el matrimonio igualitario: “Atendiendo un mandato judicial, el Congreso del Estado de Sinaloa reformó los artículos 40 y 165 del Código Familiar con la finalidad de extender las figuras del matrimonio y el concubinato a las personas del mismo sexo. Con estas reformas aprobadas con el voto unánime de 23 diputadas y diputados presentes en la sesión, el Poder Legislativo sinaloense hace efectivos los derechos a la igualdad y no discriminación establecidos en el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La igualdad y la no discriminación son principios básicos de las normas internacionales de derechos humanos (Boletín del Congreso del Estado de Sinaloa: 15/Jun/2021).

Estos dos derechos de todas y todos los sinaloenses están garantizados por la ley y la Constitución de Sinaloa. Punto. Nadie puede decir no a una mujer que decida interrumpir, en el plazo legal, su embarazo. Ningún oficial del registro civil de Sinaloa puede negar realizar el matrimonio a un par de personas que así lo deseen, independientemente del sexo de cada uno de esas dos personas. Estas dos grandes transformaciones del marco jurídico de Sinaloa muestran que cada ciudadano es libre de decidir sobre su cuerpo y su compañero legal. Son dos avances que el poder legislativo de Sinaloa ha logrado para el reconocimiento y protección de los derechos humanos en el Estado.

De educación cívica

Cada persona puede decidir si está, o no, de acuerdo con el aborto o el matrimonio igualitario. Es derecho de cada persona decidir en su vida privada e incluso manifestación pública. Pero, que sí vale y es legal, NADIE puede violar la ley y buscar violar esos derechos a otra persona. Y NADIE es ni una persona, ni ninguna autoridad. No en Sinaloa. Dos legislaturas locales, la LXIII y la LXIV, hicieron las reformas para transformar y hacer realidad estos derechos de las mujeres y hombres sinaloenses.

El desacuerdo de una persona no debe ser motivo para la discriminación, maltrato o violencia contra una persona que decida ejercer estos derechos. A la pregunta estás de acuerdo con el aborto y el matrimonio igualitario, la respuesta puede ser no, pero debe haber también una aceptación y respeto de quién conteste sí y ejerza estos derechos. Los consagran la Constitución y las leyes de Sinaloa. Es tarea del Estado construir una educación cívica que logre hacer que todas y todos los sinaloenses internalicen estos derechos. Se vuelvan una realidad de toda la sociedad. Es una labor de la escuela, la familia y de cada madre, padre o tutor de un infante hacer que se internalicen estos derechos. Ni un paso atrás en esta libertad y derechos en Sinaloa.

Párrafos: De tierra del libre

La noticia de la muerte de más de cincuenta migrantes en un tráiler abandonado en San Antonio, Texas, es una tragedia para la humanidad. Va la cita de la primera y última estrofa del Himno Nacional de los Estados Unidos de Norteamérica:

“O say can you see, by the dawn’s early light, / What so proudly we hail’d at the twilight’s last gleaming, / Whose broad stripes and bright stars through the perilous fight / O’er the ramparts we watch’d were so gallantly streaming?

And the rocket’s red glare, the bombs bursting in air, / Gave proof through the night that our flag was still there, / O say does that star-spangled banner yet wave / O’er the land of the free and the home of the brave?

O thus be it ever when freemen shall stand / Between their lov’d home and the war’s desolation! / Blest with victory and peace may the heav’n rescued land Praise the power that hath made and preserv’d us a nation! / Then conquer we must, when our cause it is just, / And this be our motto - “In God is our trust,” /

And the star-spangled banner in triumph shall wave / O’er the land of the free and the home of the brave”. 

Te recomendamos leer:

Esos seres humanos ya no están en la tierra del libre. Están muertos.

Síguenos en

Temas

Licenciado en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de la Sorbona, en París. Ha desempeñado diversos cargos publicos en el estado de Sinaloa y a nivel federal, como presidente y consejero del Consejo Estatal Electoral de Sinaloa, así como asesor en la Coordinación de Asesores del secretario de Educación Pública Miguel González Alvelar en el IMSS y en el IFAL. Autor de una decena de libros y artículos académicos renlacionados a tema de intermediación política y acción social. Actualmente se desempeña como docente en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y como subsecretario de Educación Media Superior y Superior de la Secretaría de Educación Pública y Cultura, además de colaborar con su columna "Lecturas" en el periódico EL DEBATE.

Ver más