Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

De mayoría de Morena en Cámara de Diputados

Por: Rigoberto Ocampo

Ya instalados el Senado y la Cámara de Diputados, el pasado 1° de septiembre, se dieron, en los primeros días del mes, las alineaciones de los legisladores y los partidos políticos. De esta manera, en la de Diputados, ya hechos estos alineamientos, los grupos parlamentarios quedaron así: Morena 254 diputados, PT 29 y PES 30. El PVEM queda con 11, y el PRI 49. El PAN 79, MC 28, PRD 20 y 2 sin partido. El partido del presidente electo, Andres Manuel López Obrador (AMLO) tiene, solo, mayoría en la Cámara, en este caso 50% más 3 de los 500 diputados. No necesita de nadie para aprobar leyes y reformas a leyes. De nadie. El único freno que tendría AMLO es una controversia constitucional o una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). La segunda sólo se puede iniciar por el equivalente al 33% de los integrantes de la Cámara de Diputados y del 33% de los diputados locales de un Congreso de una entidad (artículo constitucional 105). Es decir, para que se iniciara una acción de inconstitucionalidad por un grupo de diputados federales diferentes a los coaligados con Morena, se necesitan 167 legisladores. Todos los del PAN y PRI suman 126. Más los del PRD, llegan a 146. Y sólo con los de MC llegarían a 174, poco más de los necesarios para iniciar una acción de inconstitucionalidad ante la SCJN. 

Revisando sólo dos puntos se puede observar lo difícil de esta eventualidad contra la mayoría de Morena: (1) Alfonso Durazo, propuesto como secretario de Seguridad Pública del gobierno federal por AMLO, fue diputado federal por MC de 2012-2015. Apenas hace unas semanas ya se reunió con el gobernador electo de Jalisco y uno de los líderes de mayor influencia nacional en MC. Es decir, difícil se antoja que MC se uniera contra una ley aprobada por la coalición política de Morena. (2) El PVEM hizo una realineación de parte de sus diputados para que Morena tuviera mayoría de 50% más 3 diputados de la Cámara. Es decir, no sólo se antoja difícil, es prácticamente imposible que el PVEM fuera en contra de una reforma de Morena. Esto deja prácticamente inalcanzable la suma de 167 diputados para una acción de inconstitucionalidad. Queda la opción de la CNDH, el INAI o la Fiscalía General en materias de su competencia. 

DE MAYORÍA EN EL SENADO 
En el caso de la cámara alta Morena logró una bancada de 59 senadores, PT 6 y PES 5. La fracción legislativa en el Senado del PAN llega a 24, PRI 14, MC 7, PVEM 5, 1 sin partido y un senador electo, todavía del PRI, que aún no toma protesta. Esto arroja que Morena y el PT hacen mayoría de 50% más uno del Senado. Y para poder iniciar la acción de inconstitucionalidad serían necesarios 43 senadores. Sumando los grupos parlamentarios del PAN y el PRI (incluido el que no ha tomado protesta) serían 39, 4 menos que los requeridos. E igual que en la Cámara de Diputados, se ve muy difícil que pudieran oponerse a la mayoría de Morena y PT, los otros partidos, por los argumentos mencionados. 

Esto deja al presidente electo con un control absoluto en el Poder Legislativo. En los estados que AMLO decidiera que hubiera un juicio político contra un gobernador o desaparición de poderes, tendría una mayoría que le permitiría hacerlo. Aunque para nombrar al gobernador provisional necesitaría del PAN o el PRI para lograr la mayoría de las dos terceras partes que determina el artículo 76 constitucional. La intervención, el pasado 5 de septiembre, del coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, para que los diputados de Hidalgo no ingresaran a esa Cámara la petición de desaparición de poderes en ese estado, fue más que una intermediación, un mensaje muy claro para los gobernadores del PRI y el PAN: “Voy a morirme con mi afán de conciliar, voy a buscar al gobernador para recuperar el orden constitucional (en Hidalgo), ya que una vez iniciado el proceso por el Senado, se tiene que concluir”. Como dice el amigo de rancho, el senador Monreal aclaró, para que no le vaya a oscurecer a otros gobernadores del PRI o el PAN: “iniciado el proceso, se tiene que concluir”. 

PÁRRAFOS: DE EJERCICIO DEL PODER
El poder se ejerce, no se comparte. Ese es el mensaje de Morena y sus mayorías en el congreso. A esto hay que sumar que en 19 entidades la mayoría de los congresos locales la tendrá Morena. Con lo cual la posibilidad de tener un control de los gobiernos estatales no sólo pasará por las cámaras del congreso de la unión, sino por los congresos locales. El margen de maniobra para los gobernadores ajenos a Morena será muy reducido. Será fundamental, para esos gobernadores, la cooperación, coordinación e intermediación con todos los actores e intereses posibles del nuevo gobierno. La posibilidad de enfrentamiento quedará reducida a ser el primero que sí le sea recibida la solicitud de desaparición de poderes. La revisión de la Auditoria Superior de la Federación o de las auditorías de los estados será una guadaña que estará pendiendo de los gobernantes estatales. También de los de Morena, que pudieran ser señalados para alejar cualquier señalamiento de uso faccioso de ese expediente legislativo.