Opinión

De mochada

Por: Rigoberto Ocampo

Entre los principales críticos de los funcionarios públicos están empresarios y sus organizaciones corporativas y no gubernamentales. En este sentido es necesario hacer un análisis de lo público y lo privado. En primer lugar, el Estado está para garantizar las condiciones de la reproducción y acumulación del capital, es un principio económico marxista. No es un asunto de “creencia”. No, son los policías al servicio del Estado quien protege que los desposeídos no asalten y tomen las cosas de los mercados. Son las fuerzas del Estado las que preservan que quienes no tienen dinero lleguen a los bancos y tomen el dinero que no tienen. Sólo el miedo a una bala en el cuerpo hace que padres con un hijo sin comida no asalten un banco: dónde está el dinero necesario para que coman ellos y sus hijos. En segundo lugar, es el Estado el que administra lo público que se recauda para que se hagan las obras públicas. En tercer lugar, desde principios de los ochenta hay en México una orientación de la política económica, del Estado, para que haya cada vez más intervención del capital privado en la construcción de las obras públicas. 

¿Qué es esto de dar una participación de lo público al capital privado? Pues en lenguaje coloquial: una mochada. Es cortar una parte de lo que debe construir lo público para que lo haga lo privado: el capital privado, los empresarios. Dicho esto, luego, algunos empresarios para lograr una parte de ese moche, deciden compartir esa mochada, de lo público, con gestores, que algunas veces son también funcionarios públicos. Ahí, en ese repartición de la mochada de lo público, las instituciones del Estado encargadas de la revisión y rendición de cuentas, así como, de procuración de justicia, cuándo hay malversación de recursos públicos presentan ante el Poder Judicial una demanda. 

Esta descripción de la mochada de lo público es uno de las expresiones de la corrupción. Igual que corrupción es conducir una motocicleta sin casco, o un automóvil con vidrios polarizados no del tintado que autoriza la ley. También, es corrupción el profesor que no da clases, y, el alumno que no asiste a clases o no lee las páginas asignadas por el programa del profesor. Cruzar una calle sin llegar a la esquina, o, en donde está señalado el paso peatonal. 
Enarbolar la lucha contra la corrupción pasa, obligadamente, por defender la educación y sus mejoras. Reformas y reestructuras que dejan atrás acuerdos corporativos. La única manera de lograr luchar contra la corrupción, es que cada ciudadano mexicano logre transitar a una cultura política participativa, que tenga una orientación evaluativa. Así, cada ciudadano estará alejado de considerar lo público como privado, en cualquier nivel que esté de uso o dirección de lo que es de todos.

DE PRESELECCIONADO Y OFAC
Ayer en EL DEBATE salió la noticia del entrenador de la Selección Nacional de Futbol, Juan Carlos Osorio, publicando la lista de 28 integrantes de la preselección que irá al mundial de Moscú. De esos 28 futbolistas, se eliminarán cinco para quedar la selección nacional en 23 elementos. Entre esos preseleccionados está Rafael Márquez. Ese deportista profesional mexicano fue señalado (así, sólo señalado) por oficinas gubernamentales norteamericanas como relacionado con el crimen organizado. Y se le suspendió la visa. La nota de Milenio-La Afición del 9 de agosto del año pasado dice: “Rafael Márquez Álvarez, capitán de la selección mexicana, se quedó sin visa para entrar a Estados Unidos luego de ser señalado e incluido en la lista de individuos que actúan como prestanombres del narcotráfico, registro hecho por la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés)”.

La selección mexicana jugará su último juego de preparación en los USA, en Pasadena, California. El partido será contra el Gales. La primera interrogante que surge es: ¿Irá Rafa Márquez a ese partido? ¿Ya habrá salvado los señalamientos de la OFAC y recuperado la visa del gobierno norteamericano para visitar profesionalmente o de placer los USA? De no ser positiva la respuesta a estas interrogantes, el organismo público encargado del deporte en México estaría teniendo relaciones de negocios con una persona señalada con la OFAC. Si no fuera al partido de Pasadena, entonces el preseleccionado Rafa Márquez no estaría en las mismas condiciones técnicas que los otros 27 preseleccionados. 

PÁRRAFOS: DE TLC Y FUTBOL
Más allá de las razones técnicas, de las dependencias públicas encargadas de la selección nacional de futbol, la inclusión de un jugador señalado por la OFAC puede ser tomado, por autoridades norteamericanas, cómo una provocación del gobierno mexicano. Al final de cuentas, la selección nacional depende de una oficina del gobierno mexicano. A menos, por supuesto, que ese jugador a esta fecha ya esté completamente libre de todo señalamiento de la OFAC. Lo cuál sería una gran noticia para el deporte nacional. Lo contrario, en medio de la negociación de política comercial más importantes de México con los USA, el TLC, sería, por decir lo menos, un gran despropósito.
lecturas_eldebate@yahoo.com