Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

De posibilidad de elecciones cada año

LECTURAS

Dentro de poco el Congreso del Estado deberán de aprobar la reforma constitucional y legal en materia electoral. Dos temas serán centrales: la reelección y la distritación. Los dos temas, forzosamente, deberán de ser modificados por mandato de la Constitución. Echando una rápida mirada a la historia política de Sinaloa, se puede apreciar cómo estas dos variables han estado a la base de mucha de la acción política en Sinaloa.

En 1983, los movimientos políticos en los municipios de Mazatlán y Culiacán estuvieron a la base del fortalecimiento del Partido Acción Nacional como una opción electoral con posibilidades de triunfo. Más tarde, en 1989 el PAN logró el triunfo en la elección de presidente municipal del puerto. Es decir, la alternancia en el poder en Sinaloa comenzó por los municipios. Luego, destacó la elección de 1995, cuando el PAN logró el triunfo en los principales municipios de Sinaloa, incluida la capital del estado. Desde 1989 la alternancia política fue una posibilidad en la construcción del régimen democrático en Sinaloa. Es desde las elecciones municipales que se da inicio a una transición a la democracia. De ahí la importancia y rol clave de estas elecciones en la política local.

Ahora, que la Constitución mandata legislar a los estados de la República en materia de reelección, en Sinaloa veremos la posibilidad que un mismo político llegue a ocupar una presidencia municipal hasta por seis años. En caso de que los legisladores decidieran no incluir la figura de la reelección, podrían optar por alargar el mandato de un alcalde a cuatro años. Esto haría que el mandato de un presidente municipal continuará, todavía un año y medio más, después de que haya habido elecciones locales. Además, de que habría alcaldes que cohabitarían tres años con un gobernador y uno con otro. Y, en caso de que los legisladores optaran por el camino de prolongar el mandato municipal a cuatro años, habría más elecciones que ahora en Sinaloa: 2016 (gobernador, alcaldes y diputados locales, 2018 (presidente, senadores y diputados), 2019 (diputados locales), 2020 (alcaldes), 2021 (diputados federales), 2022 (gobernador y diputados locales), prácticamente cada año se tendrían elecciones en Sinaloa, entre 2016 y 2022, excepto en 2017. Estos puntos podrían perfilar que los legisladores no se vayan a decidir por esta opción, pero habrá que esperar cuales son las alternativas que se presentan en materia de reforma electoral en Sinaloa para saber qué rumbo tendrá la acción política en el futuro en el estado.

Retomando la opción de la reelección de los alcaldes esto haría una nueva estructura de la representación política en el estado. Un candidato que pueda ser reelecto podría, en principio, construir una base de representación política que fácilmente lo llevaría a una tercera elección como diputado local y de ahí, de nueva cuenta, a otros seis años como alcalde, y, así sucesivamente.

DE DISTRITACIÓN

El tema de la distritación en Sinaloa lleva también mucho tiempo en la discusión en el ámbito de los partidos y el Congreso local. Sin embargo, ya no será competencia, por mandato de la Constitución, de los legislativos locales determinar la demarcación territorial de los distritos locales. Ahora será el Instituto Nacional Electoral (INE) quién defina esto. Ya no habrá el principio que hasta ahora rige en la Constitución y ley electoral de Sinaloa, un distrito al menos por municipio. Esto seguramente se modificará en los próximos meses. Seguramente, después de la elección federal, el INE mandará al órgano electoral local la nueva cartografía electoral de Sinaloa con la demarcación de cada distrito local. La propuesta que durante muchos años se ha discutido en el estado sobre privilegiar el criterio poblacional sobre el ámbito municipal, ahora deberá de observarse tanto en la Constitución como en la ley electoral locales.

Con estas próximas reformas en materia electoral habrá llegado a la conclusión el periodo en que cada municipio tenía al menos un diputado. Por ejemplo, es muy probable que ya para la elección de 2016 Culiacán y Mazatlán puedan tener más de la mitad de los distritos de todo el estado.

PÁRRAFOS: DEL GATOPARDO

Decía, Jesús Reyes Heroles, y decía bien: "La forma es fondo". Ahora la posibilidad de alcaldes y diputados locales de seis años, dibujará otra escena política en Sinaloa. Igual pasará, si se calendarizarán legalmente elecciones cada año. El caso es que las formas y prácticas políticas van a cambiar en Sinaloa, y entonces, el fondo cambiará. Claro, Reyes Heroles, sin duda, caminó en los hombros de Lampedusa y su contundente frase del Gatopardo: "Que todo cambie para que todo siga igual". En fin, cosa de esperar cómo se desarrolla la muy próxima agenda legislativa en Sinaloa, en materia electoral.

[email protected]