Opinión

¿De qué se trata?

Por  Fernando Zepeda

¿De qué se trata? El exsenador Aarón Irízar anda muy activo. Quiere hacer sentir que está en la posibilidad de alcanzar la candidatura a gobernador. Ya se reúne con dirigentes del PAN. Busca y encuentra en un lugar público al exgobernador Juan S. Millán. Lo mismo hace con el dirigente del PAS, Melesio Cuen. Y ahora organiza una reunión en Guamúchil. Y llevará como invitado al senador Mario Zamora. Al parecer, Irízar no ha logrado superar lo que le sucedió en el 2016, cuando se quedó en el camino por la gubernatura. Fue en su calidad de senador en el periodo 2012-2015 uno de los principales aspirantes a la candidatura por la gubernatura. Pero no le alcanzó. Algunos pensaron que había sido su última oportunidad. Pero hoy busca forzar los tiempos y las condiciones que se presentan de frente a las definiciones para el 2021. El exsenador Irízar tiene una impresionante carrera política. Es cierto. Pero los tiempos actuales se tienen que entender. Que leer y actuar en consecuencia. Las formas de hacer política antes de la debacle de la elección del 2018 eran otras. Hoy todo es distinto. Y el exsenador no tiene lo que presume. Los mismos grupos políticos así lo visualizan. Es, sí, un activo priista. Pero hasta ahí. Antes del 2018, grupos y líderes políticos sabiendo que no contaban con la fuerza necesaria para ganar por sí solos una elección se movilizaban, presionaban, negociaban y lograban sus
objetivos: posiciones políticas. Hoy, alguien le tiene que decir al exsenador que es diferente. Del desayuno que organiza para mañana en Guamúchil y al que invitó al senador Mario Zamora, es parte de su estrategia personal. Y lo está llevando al baile. El gobernador Quirino Ordaz Coppel respetuoso de las decisiones de todos, no se opone a que los de fuera de su gabinete actúen como ellos quieran. Al gabinete ya le leyó la cartilla. En estos momentos es cuando está en juego la madurez política y la congruencia. Falta tiempo.

Congruente. El secretario de Educación en Sinaloa, Juan Alfonso Mejía, leyó bien los mensajes. Mencionado en muchas partes como uno de los aspirantes a la candidatura por la gubernatura, “El Negro” ayer se libró de las preguntas en torno a si aspiraba a competir por la gubernatura. Fue en el espacio de noticias que encabeza el periodista Víctor Torres, donde “El Negro” salió, y bien, de los cuestionamientos. Dijo que es secretario de Educación Pública. Que tiene la causa de los niños. A los políticos habría que preguntarles de las elecciones. “Yo seguiré siendo secretario de Educación hasta que el gobernador Quirino Ordaz Coppel decida que deje de acompañarlo.” Lo hizo bien. Hoy, por cierto, Juan Alfonso acompañará al subsecretario de Educación Básica en el país, Marcos Bucio en la presentación de la Estrategia Primero de Primaria ya es muy Tarde. Evento a realizarse en Mazatlán.

El síndrome de la toma de casetas llega a Sinaloa. Todas las casetas de cobro de la autopista Mazatlán-Tepic están tomadas por diversos grupos. Las casetas ubicadas en Nayarit permanecen “tomadas” desde hace más de un año. Y ninguna autoridad ha hecho algo para evitar esa ilegalidad que se comete a plena luz de día y frente todos. Cínicamente, quienes mantienen tomadas esas casetas ya impusieron “cuotas”. Y se tienen que pagar ante la amenaza de los grupos ahí presentes. Esta “contaminación” ya tocó las puertas de Sinaloa. La caseta de El Rosario está tomada. Y el Gobierno Federal... bien, gracias. De acuerdo en no reprimir. Pero ni siquiera hay quién negocie su liberación. Eso es una irresponsabilidad. Por decir lo menos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo