Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

De representación 5

LECTURAS

Hace tiempo se presentó aquí una cuarta parte de un texto de representación (27-Jul-2013), va una quinta parte, para socializar algunas ideas publicadas en otro lado (La Representación Política. Perspectivas, Rigoberto Ocampo, Juan Alfonso Mejía y Juan Cristóbal Cruz, ahí se pueden consultar las notas de pie de página):

Una obra mayor de la filosofía contemporánea, como lo es El ser y el tiempo, de Martin Heidegger, tiene mucho de crítica a la idea de opinión pública, pues el filósofo la calificaba de otra expresión de la homogenización impersonal (Das Man) y de la inautenticidad que domina a la sociedad y a los individuos en nuestra época democrática (democrática, pues Heidegger escribe su libro durante la República de Weimar). Pero algo muy cercano y más claramente enunciado lo encontramos en un escritor no tachado por su adhesión al nazismo, el austriaco Karl Kraus —autor admirado por el muy influyente filósofo Ludwig Wittgenstein—, quien dedicó su obra a la denuncia de la prensa. Un texto conocido y cantado por Kraus (pues existe una versión sonora cantada por él mismo) así lo muestra:

En el comienzo era la prensa / Luego apareció el mundo / En su propio interés / Ella se nos unió / Y vio Dios que era bueno / Y entonces, trajo el mundo al periódico […] / Ellos leen lo que aparece / Ellos piensan lo que se piensa.

La crítica en contra de la opinión pública es un lugar común y seguramente tiene en su mira algunos peligros reales, entre estos, el riesgo de la tiranía ejercida por la mayoría; peligro que es denunciado enfáticamente incluso por un aristócrata fascinado por la democracia, como Tocqueville. Ahora bien, antes de conceder que la democracia es efectivamente criticable y suscita perplejidades sinceras ?este libro debe, en parte, su origen a ellas?, es necesario hacer hincapié en el hecho de que las posiciones que adoptan una crítica radical contra la democracia representativa parten de presupuestos filosóficos y políticos que quienes hemos participado en esta obra consideramos cuestionables.

En particular, pensamos en la idea, que suele estar implícita en este género de críticas, de una identidad colectiva capaz de una relación de inmediatez y transparente consigo misma. Esta idea ha sido constantemente criticada por el pensamiento moderno a partir de Kant —incluyendo a una gama de autores tan variopinta como Hegel, Nietzsche, Freud, Habermas, Derrida, entre otros. El pensamiento de Rousseau es probablemente el mejor ejemplo y el más influyente al respecto. Recuérdese a que si bien este autor escribe su crítica contra el teatro atacando a d'Alembert y a su gran amigo Diderot, sus dardos se dirigen también contra la visión de Hobbes. En efecto, Rousseau condena al teatro, es decir, a la representación teatral, por ser los actores representantes lo que no son, por su artificialidad y, sobre todo, porque en el teatro todo es separación: el actor del espectador pasivo, el público de quienes no pueden asistir al teatro, el individuo del mundo. Pero, ¿qué es lo que opone Rousseau al teatro? La fiesta, porque ella es justo lo opuesto al teatro: En ella todos participan, todo es común a todos y, a fin de cuentas, en ella coincide el ser con el parecer y no hay necesidad de mediación alguna.

PÁRRAFOS:

Un recorrido por ciudades de California deja en claro como los mexicanos son una de los grupos sociales que tienen mucho que decir del futuro político de los USA. La población mexicana y de origen mexicano, se aprecia a primera vista, es parte de la población económicamente activa. Si bien en muchas partes se observan mendigos y pordioseros (homeless) vagando en las calles, al menos de la observación particular, nunca se distinguió uno de origen latino o mexicano. En contraste, en las calles se aprecia infinidad de gente de origen mexicano caminando rápidamente, al trabajo o del trabajo, esto se deduce en muchas ocasiones de su indumentaria. En las paradas de camiones o transporte subterráneo, se les puede ver fatigados pero mirando de frente. El orgullo de ser americanos no les deja atrás su raíz mexicana, al primer contacto verbal que se tiene, aun cuando en muchos casos el español se limita a unas cuantas frases, se resalta el idioma de sus padres o abuelos. En ese sentido, es muy probable que la próxima elección presidencial de los USA tenga mucho que ver con las preferencias electorales que la población de origen mexicano tenga.

[email protected]