Opinión

¡Déjenlos ser!

GUASAVE

Por: Moisés García

A despecho de las críticas que seguramente no faltarán por el activismo gestorial del diputado local Ramón Barajas, la verdad sea dicha, es parte de su responsabilidad política -por la dimensión de la marginación social- ante la grave ausencia de atención para grupos de población vulnerable de parte del sector gubernamental.

Ayer el representante popular entabló formalmente negociaciones con una conocida factoría de calzado para resolver a no menos de dos mil estudiantes de escasos recursos una de sus necesidades básicas y que en esta temporada de inicio de clases para muchas familias es un viacrucis.

Con un ahorro significativo del valor en el mercado de más del 60 por ciento, la empresa privada proveerá en principio de una dotación importante de pares de calzado que se pondrán a disposición de los padres de familia.

No faltará, como decimos al principio, quién vincule las acciones sociales de Barajas López con una presunta aspiración del político guasavense por convertirse en candidato del PRI a la diputación federal el próximo año.

Y pueden tener razón los detractores del legislador, pues finalmente la naturaleza del ser humano es fijarse retos; la de quien anda en los avatares de la vida pública es trazarse metas de superación que en obviedad de comentarios son las de escalar en las estructuras del poder.

Pudiera ciertamente ser criticable, según sea el punto de vista con el que se conceptúe el trabajo social que ha emprendido a través de su oficina de gestoría Ramón Barajas.

Sin embargo habría que decir por otro lado que seguramente la gente beneficiada con el subsidio que recibirá en la adquisición de calzado para sus hijos estudiantes, no piensa igual y tal vez, sin que sea una verdad de a kilo, pero pudieran agradecérselo, tenga o no, un sesgo político la intencionalidad.

Qué bueno, aun cuando en tal situación se involucre el interés por ganarse las preferencias de potenciales votantes, quienes en tales negocios anden, lleven o devuelvan algo a quienes, en su momento pretenden que los apoyen en sus campañas.

Otro diputado, pero este federal, Blas Rubio, que igual ha recibido cauda de críticas por su interés en atraer recursos de programas del gobierno de Peña Nieto para pavimentos, pies de casa e incluso viviendas modestas, habría que reconocerle que lo hace y seguramente realiza esas tareas, porque buscaría nuevos espacios políticos, luego de que termine su periodo.

Pura pirotecnia.- Como si los sinaloenses fueran unos tarados y deveras se tragaran los "cuentos" de la Auditoria Superior del Estado de que actúan en función de los intereses de la sociedad, su titular Antonio Vega anuncia pomposamente que formulará denuncia penal en contra de una genérica área del gobierno de Sinaloa.

Después de los dictámenes de las cuentas públicas de algunos Ayuntamientos y del propio gobierno del estado que según sus revisiones acusaban serias irregularidades y con las que al presidente del Congreso, Jesús Enrique Hernández Chávez y demás diputados farsantes, se limpiaron en el WC, la credibilidad que se le guarda a Toño Vega, anda al nivel del betún.

Todo lo que supuestamente intenta realizar la ASE seguramente no lo encuadra en función de buscar que se aplique la ley, menos se castigue a los presuntos, si los hay, responsables, sino únicamente ha de tratarse de un mero circo mediático para parecer que "Ase, pero no hace nada".