Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Del 'Fab' a las nuevas técnicas, como cambian las cosas

HISTORIAS Y AVENTURAS

Es increíble lo que el mar nos ha aguantado: violación a las vedas, uso de artes de pesca prohibidos, captura irracional, químicos, purinas, trampas, palangres, ojalá y que no se acabe, ni las tortugas tampoco, que cada día las atrapan al por mayor.

Dice una canción: "Como han pasado los años y cosas que da la vida, y aquí estamos frente a frente como la primera vez", nada tiene que ver el romanticismo de esta melodía de aquella pareja de enamorados con lo que les he de contar.

Resulta ser que por allá en los años cincuentas y sesentas nuestras abuelas y madres se tallaban el lomo lindo y bonito entre remojada y restregada para poder dejar la ropa que lavaban más o menos decente: lo blanco, entre negruzco y gris; y lo de color, pues ahí se va, no se notaba tanto.

Muchas prendas quedaban "tilinquis", tiesas pues, duras y encogidas, pues no existían lavadoras de las hacen chaca-chaca, muchos menos secadoras, y qué decir de las planchas, que funcionaban con carbón y calentadas en la hornilla.

Era el tiempo del "Fab", el último grito de la moda en detergentes, y el de tallar, el "Lirio", y como blanqueadores "La japonesa" y "El añil", aquel molote azul envuelto en una chira y amarrado con un mecatito, que se disolvía en una cubeta, donde echaban los trapos a desmugrar.

Hoy todo es diferente, desde las modernas lavadoras y secadoras automáticas que suplantaron al lavadero de piedra o de cemento, hasta los "Vel Rosita", "Dawnis", "Suaviteles", "Cero arrugas", "Olor primaveral", "Cero planchado", "Perfume de rosas", "Maestro limpio", "Mas color" y etc. Hasta los más sofisticados jabones y detergentes, que contienen todos los olores y bajos en espuma, además de ecológicos.

Las mujeres y muchos hombres también ya no nos mortificamos, pues con sólo mover un botón la ropa está limpia, perfumada y sin arrugas... "Como han cambiado las cosas"... Gracias amigo Ariel.