Opinión

Derechos Humanos estatales

Por: Juan Bautista Lizárraga Motta

El tema que está en boca de todos es la sentencia de la acción de inconstitucionalidad 15/2017 y sus acumulados, dictada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), interpuestas, entre otros organismos, por la Procuraduría General de la República, [resolución que aún se encuentra pendiente de concluir su engrose].

Dicha sentencia declara, entre otros pronunciamientos, la facultad que tiene la nueva Constitución Política de la Ciudad de México (CDMX), [publicada el 05 de febrero de 2017, que entrará en vigor el 17 de septiembre de este año], para conferir a su congreso local facultades para legislar en materia de derechos humanos.

Es decir, la nueva Constitución de la CDMX otorga facultades a su Congreso local para legislar en materia de derechos humanos. Permitiendo que dicho Poder legislativo pueda ampliar el espectro de aplicación de los derechos humanos ya existentes y reconocidos por la Constitución Política Federal y los Tratados Internacionales celebrados por nuestro país y ratificados ante el Senado de la república y, reconocer derechos nuevos, al declarar válido que se prevea el principio de progresividad de los derechos humanos.

Ello constituye el rompimiento histórico de la hegemonía que, hasta antes de esta sentencia, detentaban el Congreso de la Unión y los Tratados Internacionales para legislar en materia de derechos humanos en nuestro país, con lo que se ocasiona la mas importante disrupción, en nuestro sistema jurídico en esta materia, desde la introducción de dichos derechos fundamentales en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el 10 de junio de 2011.

La paradigmática ejecutoria de la SCJN impone a la nueva Constitución de la CDMX, como limitante a la facultad de legislar en materia de derechos humanos, que en la ampliación del espectro de aplicación de estos y al reconocimiento de nuevos derechos humanos, no se contravenga los ya vigentes y reconocidos previamente por la Constitución Federal y los Tratados Internacionales concertados por México y ratificados por el Senado.

Sin duda, la ejecutoria de la SCJN merece y requiere un mayor y más detallado análisis, el cual haremos sin falta en cuanto esté disponible su versión definitiva.

Sobre todo, en cuanto a sus efectos y repercusiones en el resto de los estados de la República.

Es decir, si bien la Constitución Política de la CDMX solo surte efectos en cuanto a esa ciudad, la sentencia dictada por la SCJN que valida a dicha Constitución a que pueda otorgar facultades a su Congreso Local para legislar en materia de derechos humanos, da la posibilidad real y factible de que el resto de las Constituciones estatales de nuestro país puedan hacer lo mismo.

El criterio de nuestro máximo tribunal abre la puerta al resto de los Estados [como Sinaloa], para que, haciendo las adecuaciones sustanciales correspondientes en sus Constituciones locales, faculten a sus Congresos para que puedan legislar en materia de derechos humanos, ya sea ampliando el espectro de aplicación de los ya existentes o reconociendo nuevos derechos humanos.

Las posibilidades resultan atractivas y se antojan necesarias.

Imaginemos por un momento cuáles podrían ser los derechos humanos específicos y ad hoc a la realidad cultural, social y económica de Sinaloa, la cual, sin duda, es única y diferente a la del resto del país.

Solo por nombrar un par de ejemplos de ampliación del espectro de protección de los derechos humanos aplicables a Sinaloa, o incluso el reconocimiento de nuevos, podríamos mencionar: 1.- El derecho a vivir en un ambiente sin pesticidas y químicos [comunes en las comunidades rodeadas por campos de cultivos agrícolas], 2.- El derecho de los niños a crecer en un ambiente libre de cultura de violencia y de narcotráfico. Entre muchos otros.

Estaremos atentos y a la espera de la publicación de la sentencia de la acción de inconstitucionalidad 15/2017 y sus acumulados, dictada por la SCJN para traerles su análisis completo. Hasta entonces, muchas gracias por la amabilidad de su atención, que pase una excelente y productiva semana.