Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Desanclar la economía

GUASAVE

Con insistencia se ha hablado de la necesidad de que el municipio de Guasave modernice su economía, atenida desde siempre a la actividad agrícola, en otros tiempos motor de prosperidad, la cual, de unos años a la fecha su fuerza generadora de desarrollo ha venido a menos.

No pocas circunstancias han influido para que la agricultura en los nuevos tiempos haya dejado de significar la única opción dinámica de progreso para un pueblo como el de Guasave y por lo tanto igual, de ser confiable como piedra angular de las expectativas de un avance que tiene todavía, mucho que dar de sí.

La actividad primaria en nuestros tiempos, al menos para el municipio, es veleidosa y plena de incertidumbre a la que lamentablemente está anclado y llevado, en el mejor de los casos a un crecimiento inercial, que pudiera decirse tiene todos los síntomas del estancamiento económico, si no es que de plano al retroceso, digo comparado a otros.

Habría que decir que ha sido muy difícil para los estoicos hombres del campo guasavense desenraizar ese amor hacia la tierra a la que con tantos sacrificios hacen producir, pasión heredada de generación en generación, porque es vocación sentida.

Sin embargo, no es el caso remplazar como si se tratara de cambiar un par de zapatos, de manera total y radicalmente la actividad agrícola, por otra cuya rentabilidad sea más estable, pues es de tal importancia en nuestro contexto, no sólo desde el punto de vista de cultura, sino de toda una gama social, económica e incluso política, que la traduce en algo insustituible como parte de un todo en la planta productiva.

Creemos por eso que a estas alturas es necesario que el empresariado agrícola sin abandonar sus orígenes debe pensar en manifestar mayor agresividad frente a los retos que les significa superar las dificultades en que están inmersos, por un lado producto de los desequilibrios del ecosistema y por otro de la falta de apoyo del sector gubernamental.

En Guasave ciertamente se han dado ya algunos pasos, aislados si se quiere para el impulso de la agroindustria, base que debería abrir la puerta al procesamiento terminal de la materia prima que se produce por impresionantes cantidades en estos valles y algo que de lograrse Guasave estaría en tesitura de transformarse para consolidar el futuro de su economía.

Empero se requiere de más visión y sobre todo del empuje, de lo que estamos seguros a los empresarios guasavenses no les falta, pero que no se ha manifestado no por temor a incursionar en terrenos desconocidos, sino más bien por cuestión de atavismos de lo que es un imperativo despojarse por el bien superior de Guasave y de sus propios intereses.

Ejemplos aún no son abundantes en Guasave, pero se tienen en el sentido de que es posible ir más allá de hacer producir la tierra y se han concretado proyectos interesantes con éxito, los que de alguna manera han llevado al municipio a no caer en la recesión absoluta, cuando colapsa precisamente la actividad agrícola y que en los últimos años son problemas que han menudeado.

Ojalá que lo que actualmente pasa con la agricultura guasavense por efecto de reacciones adversas en cadena, no vaya a ser factor de dejadez, sino de acicate para buscar nuevos horizontes que permitan seguir caminando.

Otra cosa, no se puede seguir echando la culpa a las autoridades de todo lo que pasa; los guasavenses, sobre todo los que cuentan con las herramientas para impulsar el desarrollo es hora de que empiecen a voltear la cara hacia otros rubros, no tan vulnerables a vaivanes de la naturaleza ni la incomprensión de los gobiernos.