Opinión

¿Descartaría a Jesús Vizcarra para el 2016? ¡Yo, no!

EN EL BLANCO
Avatar del

Por: Fernando Zepeda

Peña Nieto y la sucesión. Algo no anda bien en el sexenio malovista. Apenas tienen dos años 8 meses y ya se habla profusamente de la sucesión. De quién será el relevo. De quiénes están muy activos. Y quiénes no pierden oportunidad de hacerse sentir. Ayer en la visita del Presidente Enrique Peña Nieto, aunque nada se dijo en los discursos, en el ambiente se encontraba presente la sucesión. Todos, absolutamente todos, los que aspiran a suceder al Gobernador Mario López Valdez estuvieron presentes. Uno de ellos, el que encabeza todas las encuestas, recibió uno de los once premios que los exportadores mexicanos organizados en la Comce designaron. Se trata de Jesús Vizcarra. Más de alguno de los más de 600 comensales presentes estaba invadido del morbo. Querían observar a Malova cuando el Presidente le entregara el premio. Si después de lo de ayer hay alguien que dude de la posibilidad de Jesús Vizcarra para el 2016...está rotundamente equivocado. Claro está que es respetuoso de los tiempos. Y Vizcarra sabe que primero está la elección federal del 2015. Pero al igual que todos, pero todos los aspirantes a suceder a Malova está cierto de que la designación será única y exclusivamente de Peña Nieto. ¿Quién lo duda? Yo no. En la comida de ayer estuvieron los senadores Diva Adamira Gastélum, colocada de frente a Peña Nieto. Aarón Irízar acomodado entre los exgobernadores Francisco Labastida Ochoa y Jesús Aguilar Padilla. Daniel Amador en la mesa donde estaba otro pretenso, Gerardo Vargas Landeros, secretario General de Gobierno.

Heriberto Galindo, coordinador de los diputados federales priístas de Sinaloa quien horas antes del evento nos había comentado: "Si no se me hace la gubernatura el 2016...Me voy de Embajador". ¿A España?, se le dijo. "Si." Y acomodado discretamente junto a los exgobernadores el dirigente del PAS, Melesio Cuen, que es incluido entre los posibles pretensos. El evento sirvió para medir quién es quién. Y eso seguramente estuvo observado por el mismísimo Presidente.

La ausencia. En la mesa de los exgobernadores en el acto encabezado por el Presidente Peña Nieto, la ausencia de Juan S. Millán se hizo notar. Ahí presentes estuvieron Antonio Toledo Corro, Francisco Labastida y Jesús Aguilar. De Millán ni sus luces. Pero un día antes en Culiacán, la ausencia del exgobernador en el acto político que encabezó el líder nacional del PRI, César Camacho, también se sintió. En el evento priísta habría que agregar, tampoco asistieron conocidos integrantes de la corriente millanista y aguilarista. De estos últimos los diputados locales Ramón Barajas y Jesús Burgos, por citar algunos. Llama la atención que estando en la antesala de la designación de candidatos a diputados federales, las ausencias tengan algún mensaje hasta hoy poco claro. Camacho como quienes manejan los hilos de la política nacional saben perfectamente que se requiere de la fuerza de los grupos políticos regionales para sacar adelante sus proyectos. Porque está en juego el 2015. fernando.zepeda@debate.com.mx