Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Desconfiados y corruptos

La segunda Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2013 del Inegi revela interesantes percepciones de desconfianza que reflejan la lejanía que los políticos y funcionarios públicos han tomado con los ciudadanos. No es asunto menor que los considerados como los más corruptos sean: con 84.4% de preferencia los partidos políticos, con 77.2% los gobiernos estatales y con 77% los diputados y senadores.

Hace un par de semanas, la segunda Cumbre Ciudadana, realizó interesantes reflexiones para dar seguimiento a los pendientes de México en materia de Transparencia y Rendición de Cuentas, lo que cobra relevancia ahora que contamos con este espejo de desconfianza ciudadana. Así que las metas ahí planteadas son una guía necesaria para encausar una ruta más efectiva hacia el fortalecimiento de nuestras instituciones. Coincidentemente el encuentro se llevó a cabo en Puebla, donde los resultados de medición contrastan con el discurso de su gobernador, Rafael Moreno Valle, ya que la percepción es que Puebla es uno de los estados más corruptos del país. El 91.5% considera que la corrupción es "Muy frecuente" o "Frecuente" en la entidad.

Las leyes secundarias de la Reforma Constitucional en materia de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales siguen enredadas en la discusión legislativa. La intención de las organizaciones civiles que participan en la Cumbre y que se especializan en temas de gobiernos abiertos, es no quitar el dedo del renglón para impulsar primero la elaboración tanto de una Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública como de una Ley General de Archivos, que amplíen y fortalezcan el ejercicio del derecho expresado en el artículo sexto constitucional. Además es necesario promover la generación de condiciones transparentes para la apertura y monitoreo ciudadano de los procesos de designación de los integrantes o responsables de órganos garantes de acceso a la información pública, órganos autónomos y órganos con funciones de evaluación, control y vigilancia. Otro asunto pendiente es la garantía de los datos abiertos en todos los niveles de la administración pública. Es necesario que gobiernos se sumen a esta agenda para poder potenciar su uso y promover la institucionalización de datos abiertos, tanto en estados y municipios, como en los poderes legislativo y judicial, que hoy no cumplen necesariamente con los estándares requeridos.

Por otro lado se propone la articulación de un verdadero Sistema Nacional de Rendición de Cuentas, haciendo particular énfasis en la prevención y sanción efectiva de actos de corrupción, así como el uso de mecanismos de control y monitoreo ciudadano. El tercer punto de la Cumbre revive la necesidad de consolidar un Servicio Profesional de Carrera para todos los funcionarios públicos que cuente con mecanismos abiertos y transparentes para dar seguimiento a los concursos y procesos de selección, fortaleciendo así la profesionalización del servicio y promoviendo una cultura de trabajo orientada a la ciudadanía.

El último punto planteado se concentra en la urgencia de contar con mecanismos eficientes de rendición de cuentas en cada una de las etapas del ciclo presupuestario. Ya que a pesar del avance en materia de contabilidad gubernamental, hay que fortalecer otros marcos normativos del gasto público, así como incluir mecanismos más eficientes para el monitoreo de los procesos de fiscalización y el seguimiento a las observaciones de las cuentas públicas.

Ahora que los partidos están incorporados como sujetos obligados de la ley de transparencia, tendrán que hacer públicos sus gastos y controlar seriamente los desvíos de efectivo que todos realizan tanto en procesos electorales como fuera de ellos.

Efectivamente, la encuesta muestra la enorme desconfianza que tenemos de los representantes y funcionarios públicos, la Cumbre ha entregado ya propuestas específicas para trabajar en la materia, será un asunto de voluntad para que los percibidos como poco confiables consigan ganarse nuestra confianza y aspiren a conservarla.

[email protected]