Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Desestabilizar Los Mochis"

LOS MOCHIS

Un grupo de precaristas se manifestó ayer en Palacio Municipal con el fin de presionar para que el desalojo de las familias de las casas invadidas no siga en los diferentes fraccionamientos de Los Mochis.

La manifestación y protesta se dio un día después de que elementos de la Policía Ministerial del Estado realizaran un megaoperativo para sacar a las familias de las viviendas que ocuparon en el fraccionamiento Las Cerezas.

Tras el desalojo, una treintena de familias se quedó sin techo que creían que ya tenían seguro por las promesas gubernamentales de que buscarían una solución al problema, el cual al parecer se va a acrecentar si la política de la "aplicación de la ley" se extiende a los otros fraccionamientos.

La reacción de los precaristas y sus líderes es normal. Era obvio que iban a dar una respuesta airada con planteamientos coyunturales y reiterados a las autoridades municipales, quienes en palabras del alcalde Arturo Duarte García van a seguir actuando y no permitirán más impunidad en casos de invasión de casas.

El nuevo episodio de confrontación apenas empieza y amenaza con un conflicto mayor en la ciudad si César del Pardo, uno de los líderes de los precaristas, cumple con el amago de antier y reiterado ayer vía teléfono celular: que va a desestabilizar Los Mochis.

La amenaza es por si no paran los desalojos y si no se abre una mesa de dialogo.

El secretario del Ayuntamiento de Ahome, Álvaro Ruelas Echave, le quedó claro que con esos grupos hay que andar con mucho cuidado por su radicalismo.

Si el grupo hizo sus planteamientos lógicos, de acuerdo a su situación y condición por el que atraviesan, Ruelas Echave hizo lo mismo al plantearle que los apoyará, que respaldará el movimiento, pero que no invadan casas.

Lo más sano es que el gobierno le de nuevos espacios de dialogo a los precaristas para resolverles el problema de vivienda, como es su obligación, y estos se serenen porque con la utilización de la violencia para exigir un derecho no van a conseguir nada.

En la vía de la confrontación todos pierden. El gobierno no se puede dar el lujo de ser calificado de represor de los necesitados y ni estos ir a parar a la cárcel por un delito con tal de conseguir una casa.