Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Desfalco

Nuestra Opinión Culiacán

El pasado fin de semana dos empleadas del Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa (Cobaes), fueron detenidas por personal de la Unidad Especializada en Aprehensiones, perteneciente a la Procuraduría General de Justicia.

Se trata de Lucina Godínez Bastidas, quien era jefa del Departamento de Tesorería, así como María de Jesús Vidales Cárdenas, la cual era jefa del Departamento de Contabilidad.

Ambas mujeres fueron denunciadas ante las autoridades de manera formal en julio del año pasado por personal de Cobaes.

Tras cinco meses de investigaciones, los elementos asignados al caso comprobaron que las trabajadoras desviaron ocho millones 136 mil 491 pesos de la dependencia educativa, los cuales extrajeron a través de 646 cheques, los cuales fueron emitidos a nombre de las señaladas y de otras personas que actuaron en contubernio con ellas.

Las dos mujeres ya fueron puestas a disposición de las autoridades correspondientes, y se podría decir que es un logro para las autoridades haber encarcelado a ese par de trabajadoras desleales.

Lo malo en esta situación es que el dinero que se sustrajo de las arcas de Cobaes, es muy difícil que sea recuperado, y por más alta que sea la condena que les impongan a las dos desfalcadoras, el daño a las finanzas de la dependencia, no será resarcido.

Al igual que otras instituciones educativas, Cobaes también presenta problemas económicos.

Gobierno del Estado tendrá que reponer ese faltante, quitando recursos a otras dependencias, en donde harán falta.

Autoridades estatales deberían considerar ampliar la aplicación de los exámenes de control y confianza a los empleados que trabajen en áreas donde se maneja dinero y recursos valiosos, para evitar este tipo de desfalcos.