Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Después de la tragedia, la respuesta

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Como bien cita el refrán popular "ahogado el niño, tapado el pozo", después de la tragedia llegan las respuestas y los programas a destiempo (como acostumbran), para quienes se convierten en presa de esa falta de planeación e interés por parte de las autoridades.

Tras la tragedia acontecida semanas atrás, en pleno temporal de lluvias, cuando una pareja en la colonia Lázaro Cárdenas perdió la vida al intentar cruzar un arroyo, la autoridad municipal inician el programa de instalación de señalamientos con lo que buscan salvar vidas.

Un poco tarde, puesto que año tras año es el mismo padecer, las mismas quejas, las mismas lamentaciones, que son ignoradas, hasta que sucede lo lamentable, como siempre.

¿Por qué esperar? ¿Por qué actuar tras los sucesos?, ¿por qué no prevenir?, tan acostumbrados están a escuchar y no hacer nada, que hoy se inicia con un programa evaluado en cerca de dos millones de pesos.

Habrá que ver que no sea un gasto en vano, que realmente funcione no como tantos programas que son presentados con bombo y platillo y quedan en el olvido.

Serán mil señalamientos que se pretenden instalar en las zonas de riesgo en la capital del estado, además se dejan ver "precavidos", puesto que contemplan contar en el apoyo de personal de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, con el objetivo de evitar que los peatones crucen, a pesar de la indicación que se les coloque.

¿Acaso es esto necesario?, cuando el salvar la vida, también depende de nosotros, con el simple sentido común.

La prudencia para medir el riesgo que corren cuando el nivel del agua es superado, y las condiciones humanas impiden el paso.

Como ciudadanos es responsabilidad de nosotros cuidarnos y evitar ponernos en riesgo, pensar dos veces la decisión pero sobre todo, en las consecuencias que esto arrojará.