Selecciona tu región
Opinión

Después del desistimiento de la impugnación

EL INGENIO

Por El Ingenio

-

Calladitos. Ni “pío” hicieron los seguidores orgánicos en Ahome del excandidato priista a la gubernatura, Mario Zamora Gastélum, tras la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa que le dio palo a la impugnación que este hizo de la elección, con lo que ratificaron el triunfo del morenista Rubén Rocha Moya. Nadie ya alzó la voz porque Zamora Gastélum ya se había rendido antes de la resolución de los magistrados en el que contempla que la violencia no fue generalizada, por lo que no fue determinante en el resultado de la elección. A muchos no les extrañó la sentencia de los magistrados electorales en Sinaloa porque después de la elección era obvio que en ese sentido iban a resolver, lo que se hizo público. Sin embargo, algunos en Ahome no le echan en cara tanto a Zamora Gastélum que haya interpuesto la impugnación, sino que después del ruido que hizo se echó para atrás al grado de llamar amigo a Rocha Moya y ponerse a su disposición por el bien de Sinaloa. Con ese cuento.

Facilidad. Lo otro que resolvieron los magistrados con las manos en la cintura es la impugnación de la elección para alcalde de Ahome. Con el desistimiento de la impugnación que hizo el excandidato priista Marco Antonio Osuna Moreno, sobreseyeron el caso, con lo que ratificaron el triunfo del morenista Gerardo Vargas Landeros. Este no necesitaba haberse reunido con Osuna Moreno ni que este retirara el recurso para que los magistrados resolvieran como lo hicieron. Dicen los que saben que si hubieran entrado en materia la resolución hubiera sido idéntica a la impugnación de gobernador: que la violencia no fue generalizada, por lo que no fue determinante en el resultado. Y como la demanda principal fue desechada, lo accesorio corrió con la misma suerte. Es decir, el excandidato del Partido del Trabajo, Domingo “Mingo” Vázquez, se quedó “chiflando en la loma”.

Leer más: Refuerzan medidas ante la tercera ola de Covid-19 en Sinaloa

Pena ajena. Poco antes de la sentencia, Vargas Landeros inició su recorrido de agradecimiento por las sindicaturas. Lo simbólico es que inició por El Carrizo, ya que esta le dio el triunfo. Ya encarrerado, aplicó la misma fórmula que con Osuna Moreno: se reunió con quienes lo apoyaron de Morena-PAS, Eduardo Franco, Francisco Leyva, Georgina Lozano, etc., pero también estuvieron ¡priistas! Fue un desayuno en el poblado 5. Dicen que los priistas Pedro Esparza, Ángel Gómez Salazar, Francisco Vázquez, Armando Valenzuela, Armando Barceló, Baltazar Hernández, Armando Pineda y Martín Álvarez se desvivían por Vargas Landeros. Estos son la comidilla del pueblo.

En ciernes. Ante lo que llaman “el descaro” de su entreguismo a Vargas Landeros y Morena, algunos priistas de Ahome empezaron a organizarse para luchar por la caída de los dirigentes, a quienes le podrían haber pasado los resultados en la elección, pero no ser “perdedores dignos”. Cierto o falso, el argumento que traen por enfrente es rescatar al partido de manos de quienes ya demostraron que solo usan al tricolor para su beneficio político-personal, por lo que mejor de una vez se vayan con Morena. Incluso, dentro de su agenda está la expulsión de a quienes califican de traidores, que se andan reuniendo con Vargas Landeros para avalarlo bajo el falso argumento de la madurez y civilidad. Lo que quieren es un “hueso”.

Leer más: No solo pasa en el PRI; en Morena también piden enérgicamente la renuncia de su dirigente nacional

La muestra. Una postura que calificaron de “digna” es la que acordaron el grupo del excandidato del Verde Ecologista a la alcaldía de El Fuerte, Vicente Pico. En reunión para definir el futuro del grupo, acordaron seguir unidos, trabajando para resolver los problemas de los fortenses y no van a prestarse a ser cooptados con cargos por el alcalde electo morenista Gildardo Leyva. O sea, el grupo se puso en su papel, con lo que algunos consideran que van a llegar con capital político para la próxima elección. 

Síguenos en