Opinión

Después, el pillaje

JAQUE MATE

Por: Sergio Sarmiento

Lo terrible del mar es morir de sed.

Gustavo Cerati

El químico Luis Manuel Guerra me cuenta los problemas de su hija residente en San José del Cabo durante y después del embate del huracán Odile. En la oscuridad, durante horas, sostuvo una puerta que parecía zafarse ante los vientos de 220 kilómetros por hora para proteger a sus niñas pequeñas. Cuando el huracán pasó, salió para encontrar un vecindario destruido, sin agua ni electricidad. Horas después se armó con palos, junto a sus vecinos, para proteger sus hogares de los saqueadores.

No es la primera vez que surge rapiña en México tras un desastre natural. En Cancún hubo saqueos de comercios y casas después de que el huracán Wilma destrozó la ciudad en 2005. En San José del Cabo y Cabo San Lucas los robos comenzaron casi de inmediato tras el paso del huracán el 15 de septiembre. En un principio los saqueadores se lanzaron sobre los Oxxos y otras tiendas pequeñas, que no cuentan con seguridad, pero cuando las vaciaron atacaron supermercados y casas y apartamentos privados.

Algunos medios justificaron los saqueos diciendo que la gente necesitaba agua y alimentos para sobrevivir. Quienes viven en la zona cuentan otra historia. Los saqueadores buscaban principalmente cerveza, otras bebidas alcohólicas y objetos de valor. "La gente llevaba carritos de supermercado llenos hasta el tope con muebles y televisores" dice Germán Vargas, un periodista de la región. Las primeras fotos y videos mostraban que los soldados o policías presentes no hacían nada para evitar el pillaje.

Lejos de ser un acto de justicia social, como algunos pretenden, los saqueos ponen en riesgo a la población. Antonio Ocaranza de WalMart apunta que la empresa tiene cuatro unidades en San José del Cabo y Cabo San Lucas: una Bodega Aurrerá, dos WalMarts y un Sam's. Durante dos días la empresa no tuvo información de ellas por falta de electricidad y telefonía, incluso celular. Cuando se restableció el contacto se encontró que "las cuatro tiendas han sido saqueadas de mercancía, pero en tres casos se han llevado equipos vitales para el restablecimiento de la operación… como cajas registradoras, terminales de pago, cables de sistemas, cables de cobre y otros equipos básicos. En estas condiciones podemos tardar semanas en restablecer la situación… Tenemos un Walmart en Los Cabos que sí es protegido por la autoridad. Podemos restablecer rápidamente [el servicio ahí] para operar y dar servicio a la comunidad que hoy está tan necesitada de alimento y demás productos."

Esto ocurre con Walmart, pero seguramente otras empresas sufren problemas similares o peores. "Es fundamental –apunta Ocaranza– que haya seguridad para los establecimientos comerciales para… restablecer el abasto y, con ello, la tranquilidad."

Pretender que no importan los saqueos porque el gobierno puede ofrecer alimentos y otros productos gratuitos es no entender la dimensión del problema. Ayer salió de Manzanillo, Colima, un primer barco de la Marina, el Zapoteco, con ayuda para los habitantes de Los Cabos. El buque llevaba más de 24 mil despensas. Pero ¿cuánto tiempo pueden durar éstas en un municipio que en 2010 tenía una población de 238 mil habitantes?

Si se quiere evitar una tragedia humana tras el fenómeno natural es indispensable evitar los saqueos. El pillaje no beneficia a los más necesitados sino a los más fuertes y agresivos. La principal responsabilidad de la autoridad en este momento es preservar la seguridad. El abasto de productos esenciales no se restablecerá con despensas de ayuda, sino con una recuperación de la distribución comercial.

MATANZA EN TLATLAYA

El testimonio de una testigo en una entrevista para la revista Esquire señala que 21 personas fueron ejecutadas por el ejército en Tlatlaya. Esto exhibiría "la peor masacre de civiles por parte de militares de este sexenio", dice José Miguel Vivanco de Human Rights Watch. La PGR afirma que no hay pruebas. Pero para Vivanco "es indispensable que las más altas autoridades expliquen cuáles han sido los avances en la investigación".

Twitter: @SergioSarmiento