Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Detectan fraude en TAR, requiere aerolínea 120 mdp para operar y riesgo de suspensión

TIEMPO DE NEGOCIOS

A tres meses de iniciar operaciones, Transportes Aéreos Regionales (TAR) descubrió un fraude al interior del grupo por más de 10 millones de pesos, lo que pone en entredicho su viabilidad por los requerimientos adicionales de capital nuevo para asegurar su operación.

Y es que TAR necesita además inyectar inmediatamente unos 120 millones de pesos para servir el arrendamiento de tres aviones Jet Embraer ERJ 145 para 50 pasajeros y hacer frente a nóminas, adeudos de proveedores y pago de derechos a autoridades aeronáuticas.

Hace apenas unos días abandonaron la compañía tanto Luis Gómez, presidente ejecutivo, como Enrique Guerrero, director de Grupo Mafra. Este último es clave, pues se le atribuye el uso de los recursos de la naciente compañía de forma discrecional y poco transparente.

Miguel Franco es el accionista mayoritario y fundador de TAR. Es hijo de Eduardo Franco Macías, hermano de Agustín y Elmer Franco, dueños de Infra. Miguel habría apalancado la línea aérea a Mafra, relacionada con Infra, de la que Guerrero llevaba parte del timón operativo.

Guerrero tenía la responsabilidad desde Mafra de manejar el pago de la nómina, derechos a autoridades locales y federales y arrendamientos de TAR. No se sabe dónde está, aunque algunas fuentes dicen que demandaría por anomalías encontradas en la operación de la aerolínea.

Una primera auditoría interna arrojó evidencia sobre supuesto manejo de dobles nóminas y cobro de bonos y gastos sin respaldo financiero. Asimismo se detectó la suspensión del pago de TUA y otros derechos, así como pagos indebidos a autoridades del estado de Querétaro.

El riesgo de la aventura TAR fue previsto con tiempo por los dueños de Infra, quienes desde el inicio se deslindaron de Miguel Franco. Su propio tío Elmer en octubre del año pasado nos envió una carta negando ser socio de esta compañía. Elmer y Agustín son accionistas de Aeroméxico.

Infra es líder en la fabricación de gases industriales y una de las empresas con mejor reputación en el país al consolidar un gobierno corporativo de primer nivel. Desconocen las políticas que aplicaron Miguel Franco, Luis Gómez y Rodrigo Vásquez Colmenares, director de TAR.

Sobre éste último también pesan cuestionamientos en su accionar, primero en Taesa de Alberto Abed y más recientemente en AVolar, la otra fallida aerolínea creada por Jorge Nehme en el sexenio antepasado y sobre quien pesan aún millonarias demandas por fraude.

Amén del desfalco de 10 millones de pesos, le decía que TAR requiere de otros 120 millones para garantizar su operación diaria. Los recursos tendrían que entrar en alrededor de un mes y francamente se duda que pueda ser fondeada con la velocidad que se espera.

De los 14 Embraer ERJ 145 solicitados en los meses pasados a fin de cubrir el plan de negocios, solo alcanzaron a llegar tres. Se conoce que difícilmente podrán honrarse los compromisos pactados en los destinos anunciados a principios de año.

Un primer damnificado por TAR es Unifin, que capitanea Luis Barroso, intermediario financiero que arrendó los tres primeros aviones con los que opera actualmente la compañía. Vienen vencimientos por 10 millones de dólares derivado de las amortizaciones mensuales.

Otros afectados: no cayó nada bien en la SCT de Gerardo Ruiz Esparza la decisión de TAR de posponer el vuelo de Toluca con destino a Monterrey, situación que también molestó a las autoridades del Estado de México de Eruviel Ávila y Nuevo León de Rodrigo Medina.

La Dirección General de Aeronáutica Civil, de Alejandro Argudín, podría tomar cartas en el asunto, pues el modelo fallido de aerolíneas regionales en el gobierno de Vicente Fox dejó adeudos millonarios, situación que se evitará a toda costa en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Banamex blinda

Sobre el caso de Oceanografía, algunos de los acreedores garantizados ya preparan acciones legales contra Banamex-Citi por obstruir el flujo de los fideicomisos, lo cual ya quedó completamente sellado tras las medidas precautorias del juez Felipe Consuelo Soto. Uno es Otto Candies Investment, que reclama el pago de unos 20 millones de dólares. Y detrás pudieran venir también Rabobank que dirige Manuel González con 200 millones de euros y los bonos con vencimiento en 2015 que tienen más de 300 millones. El banco dirigido por Javier Arrigunaga ya alineó a su equipo legal. En la parte penal está José Luis Nassar Daw y como corporativistas apunte a los también aguerridos Javier Quijano y Javier Cortina, además Kuri Breña, Sánchez Ugarte y Aznar de Daniel Kuri Breña y Jesús Sánchez Ugarte. Viene dura la refriega.

IAMSA coloca

En julio del año pasado Sipyt (Servicios Integrados de Pasaje y Turismo), filial de IAMSA, colocó un bono por 274 millones de dólares a 15 años. Los recursos fueron para pertrechar financieramente a este grupo comandado por Roberto y Arturo Alcántara de cara a los proyectos de trenes de pasajeros. Esta empresa ya levantó la mano por el Tren México-Querétaro. Pues bien, le adelanto que otra subsidiaria que ya se apresta a levantar igualmente recursos en el mercado de deuda es Herradura Occidente, que va por otros tres mil 500 millones de pesos. Los agentes financieros son Santander de Marcos Martínez y BBVA-Bancomer de Vicente Rodero. Standard & Poor´s, que dirige Víctor Manuel Herrera, les acaba de asignar la calificación `AA´.

Toka obtiene

El SAT acaba de certificar a Toka Investment de Hugo Villanueva para emitir vales de despensa a nivel nacional, requisito que deberán cumplir antes del 1 de julio las empresas que se disputan un mercado superior a los 75 mil millones de pesos. Las huestes de Aristóteles Núñez sometieron a Toka a una rigurosa revisión de sus operaciones para habilitar su monedero electrónico autorizado, conforme a la previsión de la recién aprobada Reforma Financiera. Toka se convirtió además en la primer valera certificada que firmó un convenio con una cadena de autoservicios, también en el contexto de las reformas. Se trata de Comercial Mexicana, de Carlos González Zabalegui. Toka entrará a sus más de 270 establecimientos en el país.

Pemex: ridículo

El miércoles de la semana pasada fue la subasta Pemex Cruz Roja Mexicana. En el evento de beneficencia habrán participado unas 500 personas. Lo que más recaudó, unos 690 mil pesos nos dicen, fue una comida privada con Emilio Lozoya Austin. Lo segundo fue un dibujo de Diego Rivera por el que alguien ofreció cerca de 445 mil pesos, y el tercero otra comida con el nuevo director de la Procura y Abastecimiento de Pemex, Arturo Henríquez Autrey, el que asigna los contratos, pues. Suertudotes los que podrán ser recibidos por los susodichos servidores públicos, claro, previo desembolso de dinero, porque si algo caracteriza a Lozoya es que no le da audiencia a prácticamente ningún contratista. No solo no los recibe, los denosta y amedrenta.