Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Detective Involuntario

PISTA DE DESPEGUE
Avatar del

Por: Agustín Galván

El iraní Ahmad ( Ali Mossafa) llega al aeropuerto Charles de Gaulle de París. En la sala de espera se encuentra con Marie ( Bérénice Bejo), la mujer a la que abandonó hace varios años.

Marie quiere formalizar su relación con Samir (Tahar Rahim), su actual novio, por lo que se comunicó con Ahmad para que regresara a París a estampar su firma en varios documentos que ella ha ido tramitando. Ahmad y Marie se casaron hace algunos años y por alguna causa él decidió abandonarla, dejándole todo. Ahora, Ahmad no quiere pelearle nada a Marie, sólo quiere cerrar de una buena vez con ese capítulo de su pasado.

Luego de un inquietante viaje en automóvil, la pareja llega a la casa en la que vivieron cuando estuvieron casados. Ahí siguen viviendo los dos hijos de Marie, Lucie (Pauline Burlet) y Léa (Jeanne Jestin), producto de otros matrimonios fallidos de Marie. También viven Samir y su ingobernable hijo Fouad (Elyes Aguis). Por cierto, Samir sigue casado con una mujer llamada Céline, madre de Fouad, que lleva algún tiempo en coma.

>

El asunto es que en cuanto llega a la casa que hace años abandonó, el aparentemente evasivo Ahmad toma el papel de hombre de la casa resolviendo varios asuntos domésticos que ha encontrado desatendidos por el actual hombre de la casa. Y no se detiene en meros asuntos materiales, también comienza a ocuparse de los difíciles hijos de la actual pareja. Y lo hace bien, por lo que no tardamos en preguntarnos ¿Cuál pudo ser la razón -o las razones- por las que Ahmad decidió abandonar a Marie hace años? Queda claro que no fue porque temiera a las responsabilidades del matrimonio.

Así, poco a poco vamos escarbando en el pasado de cada uno de los personajes sin que necesidad de digresiones u otras trampas narrativas. Nada es gratuito, todo tiene su historia: el coma de Céline, la rebeldía de Fouad y Lucie, la inseguridad de Léa, los fracasos matrimoniales de Marie, la melancolía de Samir, la huída de Ahmad. Nos queda, como espectadores y complices de Ahmad, nuestro detective involuntario, la labor de armar el rompecabezas con todas esas piezas que cada uno de los personajes, con sus gestos, sus diálogos, sus silencios y sus acciones u omisiones, nos van lanzando.

Sexto largometraje del director iraní Ashgar Farhadi, El Pasado (2013, Italia y Francia) vuelve a probar la exitosa fórmula desarrollada en su anterior película, Una Separación (2011): estamos ante un melodrama familiar que es abordado como un thriller quién-lo-hizo. Un thriller cuyo misterio el recién llegado Ahmad se ha propuesto resolver por alguna razón que desconocemos. Un thriller que deja a un lado su sesgo político por el psicológico.

Ahmad sólo llegó para firmar unos papeles y enterrar su pasado, pero se ha quedado para conocer y entender el pasado de todos los miembros de esa familia a la que ya no pertenece ¿Porque es un buen samaritano? ¿Porqué su nueva vida es aburrida? ¿Porque se siente culpable de algo?

>

¿Porque no quiere que se sepa algo?

El Pasado, primer película internacional de Farhadi, quizá no sea tan redonda como La Separación, pero que es una de las mejores películas que veremos este 2014, ni dudarlo.

@duendecallejero