Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Deudas heredadas ponen a prueba a los nuevos alcaldes

EN EL BLANCO

Mas delicado de lo que parece. Cuando la atención estaba puesta en Guasave. Por la grave situación financiera que heredó Ramón Barajas a Armando Leyson. Los destellos de algunas cargas financieras que dejaron Zenen Xóchihua en Los Mochis y Alejandro Higuera en Mazatlán, el caso de Culiacán apareció tan repentino como sorpresivo.

Considerado como uno de los alcaldes mejor vistos por el gobernador Mario López Valdez, Aarón Rivas resultó que dejó una deuda superior a los mil millones de pesos. Pero eso no es lo más delicado. Pues si se tratara de una deuda a mediano o largo plazo sería más manejable. No, lo que agrava la situación es lo que dejó por pagar casi de inmediato. Rivas está colocado en la primera línea para ser nombrado como nuevo secretario de Comunicaciones y Obras Públicas en el estado.

Podría con este escándalo, estarse tambaleando. Eso le daría un poco de oxígeno a José Luis Sevilla, que contra viento y marea sigue agarrado de esa secretaría. El escándalo de la deuda millonaria de Culiacán ha puesto a prueba al recién llegado alcalde Sergio Torres.

El joven político, diputado federal con licencia, aguantó hasta donde pudo el vendaval que venía por la deuda que heredó. Sabe que está mucho en juego. Sabe que tiene que actuar con mucha inteligencia, pues no se puede abrir en contra de Aarón Rivas, porque sencillamente estaría en riesgo un enfrentamiento con la administración malovista.

Pero tampoco puede dejar pasar las cosas así nomás. En corto y cuidando en exceso sus expresiones, Sergio Torres señala que las adversidades son para superarse y que las debilidades se deben convertir en fortalezas. Cuenta torres con un buen equipo de trabajo, equilibrado y aparentemente competente que junto con él tendrán que superar la prueba. ¿O será que le han puesto ya piedras en el camino para eliminar a un posible aspirante para el 2016? Sencillamente no sabemos. El tiempo lo dirá.

Más que una simple elección. El dirigente del PAN en Sinaloa, Edgardo Burgos, lo sabe. El resto de quienes integran la elite panista de Sinaloa también. Hoy en Mazatlán habrá de realizarse la elección dónde saldrá el nuevo dirigente del PAN en Mazatlán. No es una simple elección. Aquí está en juego el futuro y sobrevivencia de una corriente del PAN que por muchos años ha logrado ganar las elecciones.

En los últimos 20 años, el higuerismo ha llegado a consolidarse de tal forma que ha sido factor determinante para ganar diputaciones federales, locales y la alcaldía en Mazatlán. Hoy el higuerismo se juega el todo por el todo. Puestos contra la pared por el actual alcalde Carlos Felton, que busca afanosamente acabar con el higuerismo, el grupo panista liderado por Alejandro Higuera, hoy cuenta con dos aliados claves.

El diputado federal Martín Heredia y el también diputado, pero local, Martín Pérez. Los tres pujan fuerte por sacar adelante la propuesta de un joven panista, Roberto González. Por el bando de los feltonistas llevan una propuesta de un comerciante Arturo García Canizález con una planilla plagada por panistas de probada actitud antihiguerista.

Los higueristas saben que no hay mañana. Están alentados por la actitud que en los últimos días han observado del alcalde Carlos Felton, quien al parecer ya se percató de que podrían encaminarse a una derrota. El presidente estatal del PAN, Edgardo Burgos, como algunos integrantes del comité panista en Sinaloa seguirán de cerca la elección de hoy. La atención está puesta en Mazatlán. Habrá que esperar cómo se realiza la elección y quién es finalmente el ganador.

[email protected]