Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Día de las Madres

PERFILANDO

Ayer 10 de mayo, fue el Día de las Madres, ya que en México así se celebra. Espero todos los que tenemos la dicha de tener mamás, la hayamos abrazado, felicitado, apapachado, no importan los regalos, si se puede pues una tarjeta, una flor, un detallito, pero les aseguro que con un fuerte abrazo, un 'mamá te quiero mucho', la mamá se sentirá más que feliz.

Si no la tienen cerca, pues una llamada, un mail, hoy con tantos medios de comunicación es fácil, lo que no hay que hacer es olvidarse. Ser mamá no es cualquier cosa, es algo grande y maravilloso, es de lo mejor que nos puede pasar a las mujeres, es un sentimiento que te llega en el momento que nace tu hijo y ya nunca se va, a veces crees ya no voy a poder querer a otro hijo igual que al que tengo en los brazos, pero lo que uno no sabía es que ese amor se vuelve a dar a uno y a otro y no se agota nunca.

Naturalmente, desde que eres mamá, la vida te cambia, ya no eres tú y tu esposo, hay otro ser, que les quita el sueño, pero los hace a los dos sentirse lo máximo, a creer que son los únicos en el mundo.

Los hijos no siempre entendemos a nuestra mamá, no creemos que quiere lo mejor para nosotros, que es capaz de sacrificar todo por lograr la felicidad de sus hijos, pero uno piensa que está mal, que ya está chochando, que debía de hacer lo que tu quieres, o sea para ti es una mamá mala, porque te educa, te exige, te niega permisos, te hace que estudies, te enseña los valores, pero llegará el día en que todo eso lo agradezcas desde el fondo de tu corazón.

La misión de la mamá no se acaba nunca, aunque tus hijos crezcan, formen otra familia, vivan lejos, hayan volado para vivir su vida, tú siempre los tienes presentes, rezas por ellos y por sus familias, tus nietos, sus esposos y esposas.

Lo digo porque aunque sea raro, tengo mamá, en esta semana cumple 93 años, gracias a Dios está bien de salud, y con la mente lúcida y cree que soy, pues no sé bien cuántos años creerá que tengo porque no deja de decirme por teléfono, cuídate, no salgas sola, a dónde voy, cómo me arreglé, con que amigas anduve, si mis hijos ya me hablaron, y de todo está pendiente. Si no me encuentra, pues habla con todos hasta que da conmigo. Entonces quiere decir que siempre hasta que Dios te de vida y tu mente esté sana, serás mamá. Doy gracias a Dios por tener mamá, y por sentirme querida y protegida, aunque no vivamos en la misma ciudad. Y sé también que ella es feliz cuando yo también lo estoy.

Aunque no siempre estemos de acuerdo con nuestra mamá, ya sea porque está más vieja, más ideática, o lo que sea, todo se borra en algún momento, a veces ellas fueron educadas en otros tiempos, con otras costumbres, no importa, lo que la mamá quiere es ver felices y contentos a sus hijos.

La mamá es valiente, a veces enfermera, es doctora, es heroína, es amiga, es consejera, es prudente, otras no tanto, pero aunque tengas diferencias, tu mamá siempre quiere y desea lo mejor para ti. De niños pensamos que la mamá no siente cansancio, que todo lo puede, que nunca sufre, que nunca le pasa nada malo, pero sí sabemos que necesitamos de sus besos, sus cariños, sus abrazos, pero después al pasar los años que a veces corren, vuelan, la mamá empieza a envejecer y entonces es ella la que necesita de ti, de sentirlos que están ahí, de sus abrazos, de que les importa, de que la queremos, es como un búmerang, se regresa lo que ella te dio, no se lo cicatees.

Hay miles de frases, de versos, de cartas, de historias de grandes pensadores, de hombres y mujeres ilustres, de simples hijos. Todos y todas van a lo mismo, la mamá es algo que no hay como cambiarlo. Así que si no fuiste, o no pudiste ver a tu mamá, si no la llamaste, si estás enojado, resentido, perdona, y sólo ve a darle un fuerte abrazo. Todavía es tiempo ¡HAZLO YA! ///

[email protected]