Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Día de reflexión

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

En el marco del Día del Padre que hoy se celebra, bien vale la pena reflexionar sobre algunos apuntes de especialistas en sociología que aseguran que pese a una serie de factores adversos en la vida diaria aún prevalecen progenitores que son casos de ejemplo, pero también es el día perfecto para analizar cifras frías que aporta el Inegi, las cuales, por cierto, desenmascaran una cruda realidad que refleja un preocupante cambio en el modelo de familia.

Y es que no se puede negar que en muchos hogares del país aún existen padres que son como héroes para sus hijos, y no es otra cosa más que el resultado de la entrega diaria, el apoyo y el amor incondicional que, sin dejar de lado el regaño y la orientación, proveen a diario a su familia, ese hogar que atesoran aún en el peor momento o en la situación de mayor carencia económica.

Casos así hay en muchas partes, papás que trabajan duro, que forman generaciones productivas, que son el pilar y la fuerza del hogar y que de la mano de la esposa enfrentan cualquier adversidad, sin importar lo que vendrá después. Incluso para el sociólogo, Tomás Guevara, estas son historias normalmente anónimas que desmitifican la leyenda de un sinaloense violento.

Pero también existe otra realidad, esa en la que el padre es protagonista, junto con su pareja, pues cifras del Inegi confirman un aumento preocupante en las separaciones y divorcios, fenómenos que incrementan día a día la modificación del modelo de familia, con una mayor tendencia a familia monoparentales, es decir, aquellas en donde los hijos dependen y viven únicamente con el papá o la mamá.

Quizá esto sea consecuencia de la falta de una mayor educación en al menos dos terceras parte de los padres, pues sólo una tercera parte tienen educación media superior y superior, el resto, por su preparación, desempeñan trabajos más absorbentes y desgastantes, pero también menos remunerados económicamente, lo que a final de cuenta impacta en la estabilidad de sus hogares.

Pese a todo, el festejo del Día del Padre este día es infaltable en la mayoría de los hogares.