Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Día del Niño

DESDE LA CONFRATERNIDAD

Dale a tu hijo un magnífico regalo: un padre que ama a su madre y una madre que ama a su padre.(Anónimo). El miércoles 30 de abril se celebra el día del niño, establecido en nuestro país desde el año de 1924, siendo Presidente de la República el General Álvaro Obregón y Secretario de Educación Pública el licenciado José Vasconcelos, adelantándose por mucho a la disposición de las Naciones Unidas que lanzó la idea de celebrar a los niños en noviembre de 1959 en Ginebra Suiza, recomendando que todos los países lo instituyeran, dejando a cada nación en libertad de elegir la fecha. Pasaron varios años para que se generalizara el reconocimiento y festejos en este día. En Guamúchil, el 30 de abril fue una fecha que se empezó a festejar muchos años después, tantos que no recuerdo que en mi infancia se encontrara establecido y que en la escuela se hayan realizado eventos dirigidos a los niños, ni mucho menos, como ahora se acostumbra por todo, suspender las clases. Los que todo critican, dirán que el día del niño es una estrategia comercial para incrementar las ventas y que por esta razón no reconocen, ni agasajan a los plebes en esta fecha. Lo curioso es que estas personas no lo celebran nunca y pierden la grandiosa oportunidad de abrazar y ser abrazados, de besar y ser besados por sus hijos o por sus nietos, cuando menos en este día. El miércoles 30 no escatimemos tiempo y recursos para proporcionar a nuestros niños, ya sean hijos o nietos, las muestras de cariño y los regalos que los harán felices. Pero por favor, olvídese de un nuevo celular, de un hipot, de la tablet mas moderna y de todos aquellos aparatos electrónicos que, independientemente de su beneficio, son enemigos de la comunicación personal entre padres e hijos. ¿Qué le parece compartir con ellos una tarde en la plazuela o en la presa, disfrutando de un paseo en bicicleta? (no lleve celular) ¿Qué opina, si lo toma de la mano y se van, caminando, a degustar una sabrosa nieve "Gloria" frente a la plazuela? (no lleve celular) ¿Ya programó asistir al festival de su escuela, donde probablemente su hijo o nieto tendrá una participación? No desaproveche la posibilidad de compartir un agradable rato con ellos, se lo recomiendo. Recuerde que si no juega ahora con ellos, cuando usted pretenda hacerlo, sus pequeños bebés, ya habrán crecido y agárrese, porque hasta de la casa lo van a correr cuando organicen una fiesta. Lo que usted haga este próximo 30 de abril, le proporcionará a su hijo un día pleno de satisfacción, pero recuerde que si usted desea para sus retoños una felicidad para siempre, no tema castigarlos y reprenderlos. No importa que el niño llore o se entristezca. La blandura de los padres que no supieron educar, es el origen de los comportamientos delictivos de muchos jóvenes de hoy. Por considerarlo de interés, transcribo un escrito publicado por la Dirección General de Policía de Seattle (Washington). Normas para hacer de los hijos unos delincuentes: Dele desde la infancia todo lo que quiera, así llegará a mayor convencido de que el mundo entero le debe todo. Si dice o hace tonterías, ríase de ellas, así crecerá creyendo que es muy gracioso. No le de ninguna formación espiritual, para que cuando sea mayor, sólo busque lo material y lo superfluo. No le diga nunca que se ha equivocado, para que más tarde, cuando cometa un error, abuse, mienta o robe convencido de que es la sociedad la que lo persigue y quiere hacerle daño. Recoja todo lo que tire por los suelos, así se convencerá de que todos están a su servicio. Deje que lea y vea lo que quiera, de esta forma asimilará la violencia, las desviaciones sexuales y la degradación humana. Procure discutir siempre frente a él, de esta manera, cuando la familia esté destrozada, él no se dará por enterado, pero si destrozará luego la que el forme. Dele todo el dinero que quiera, así ni siquiera sospechará que se debe trabajar para disponer de él. Satisfágale todos sus deseos, así vivirá exigiendo a todos que le cumplan sus caprichos. Otórguele siempre la razón, para que crea que sus maestros, la gente y la ley le están siempre deseando el mal. Déjelo solo en casa repetidas veces, para que compense su soledad con la droga. Y cuando haya llegado a ser un verdadero desastre, proclame que nunca se dedicó con inteligencia y corazón a la educación de su hijo.

[email protected]om