Selecciona tu región
Opinión

Dicen que Billy Chapman es el menos indicado para hablar de mediocres

El Ingenio

Por El Ingenio

-

La misma ruta. No hay visos de que el gobernador Quirino Ordaz Coppel vaya a tomar la decisión de medidas más restrictivas pese al repunte de los casos de contagios y muertes por coronavirus. En su visita sorpresiva al centro de vacunación en el ejido Mochis, Ahome, quedó claro que por la mente de Ordaz Coppel no pasa ni la más remota idea de suspender las actividades económicas en la entidad. Su postura fue bien vista por unos y otros lo tomaron con reserva ante el incremento de casos. Ordaz Coppel le apuesta a la vacunación para sobreponerse a la pandemia, lo que está por verse si le va a a alcanzar para dejarle bajo control ese problema a Rubén Rocha Moya cuando lo releve en el cargo.

Iluminado. A consideración de muchos, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, reapareció para regarla. Como siempre. Salió ahora con que los mexicanos son los más mediocres del mundo y que en la Cámara de Diputados en la que estará a partir del 1 de septiembre va a haber 70 legisladores que no tienen un título profesional. Con una postura discriminatoria, Chapman no le cabe en la cabeza cómo va a poder dialogar, conversar, discutir, polemizar o confrontar ideas con personas que no tienen título profesional. Algunos que conocieron su postura se indignaron y le reviraron que ellos sí se imaginan como él va a llegar al recinto legislativo federal. Lo pitorrean con que es preferible llegar a diputado federal sin título profesional que como él llegó. Incluso, le reprochan que de nada le sirve el título profesional si sus ideas y comportamiento dan pena ajena. 

Exhibido. Dicen que Chapman es el menos indicado para hablar de mediocres y de defenestrar a quienes no tienen un título profesional. Y menos en el contexto en el que lo hizo: en la reunión del Comité Municipal del Deporte para tomarle la protesta a Fernando “El Cochulito” Montiel como director general del Instituto Municipal del Deporte. Muy fácil lo evidencian. Si él que se la da con ínfulas de superior, inteligente y que tiene título profesional cómo es posible que le haya querido tomar protesta en días pasados a Montiel sin seguir los procedimientos, por lo que los consejeros de la dependencia lo rechazaron. No lo aprobaron. Esa vez se los quiso imponer violando la norma. A regañadientes tuvo que reponer el procedimiento. De qué le sirve el título profesional, pues. Casos hay muchos para decir que de nada.

Voracidad. Los pobladores del Valle del Carrizo “tronaron” contra la empresa de la caseta de peaje de San Miguel que empezó a cobrar 250 pesos por la renovación de la tarjeta digital. Y se habla que todos lo tienen que hacer. La opinión generalizada es que es un abuso y lo hacen cuando ya está en agonía el sexenio del gobernador Quirino Ordaz Coppel. Quieren hacer su agosto. Eduardo Franco, excoordinador de la campaña de los entonces candidatos morenistas Rubén Rocha Moya y Gerardo Vargas Landeros, exigió al gobernador intervenir para parar ese robo en despoblado. Incluso, advirtió que si no dan marcha atrás a esa medida se va a convocar a un frente común para ir a tomar la caseta de peaje con el propósito de exigir su reubicación a los límites de Sinaloa con Sonora.

El ojo. Corren versiones de que al que le fue bien en los dos periodos de la alcaldesa de El Fuerte, Nubia Ramos, fue al director de Obras Públicas, José Orduño. Se habla que lo último que pasó a sus manos es un terreno junto al Centro Recreativo La Galera. Por todo lo que se dice, el alcalde electo Gildardo Leyva y su equipo ya le echaron el ojo a esa dependencia municipal. La revisarán con lupa con el ánimo de descubrir irregularidades para ajustar cuentas. La otra con especial atención es la Junta de Agua. 

Síguenos en