Opinión

Diferencias sociales

Por: Jorge Luis Lozano

Tienen algo de razón quienes señalan las diferencias que empieza a hacer el alcalde de Mazatlán, Joel Bouciéguez, entre los ciudadanos. En más de un mes, el gobierno que preside no ha querido socializar el cambio de rutas del transporte de camiones de transporte turístico en el primer cuadro de la ciudad. Sin mediar opinión de sector alguno, la comuna planea la peatonización de la calle Benito Juárez. Además se pretende dejar como definitivas las vías alternas que están utilizando los camioneros debido a las obras de regeneración que se realizan. 

Los comerciantes han visto los cambios como una amenaza, pues con el desplazamiento de las rutas cambiará también el flujo de peatones y el comportamiento de los compradores. El temor es de perder ventas y con ello verse obligados a cerrar sus negocios.

El contraste, el alcalde en persona se ha mostrado muy preocupado por convencer a los residentes de fraccionamientos residenciales para que acepten algunas obras públicas. Ejemplo de ello es el proyecto de regeneración de la calle Carnaval que rechazan los residentes del fraccionamiento Playa Sur. La comuna ya ha realizado tres reuniones con los vecinos sin poder convencerlos de la necesidad de ampliar el camellón para abrir paso a una ciclovía. Hoy el munícipe hará un nuevo intento por la tarde, cuando presida la reunión programada por la tarde. La misma apertura mostró Bouciéguez con los residentes del fraccionamiento Flamingos. A ellos les tuvo que presentar un proyecto técnico que incluía propuestas arquitectónicas sobre el trazo de la avenida Bahía para que accedieran a colectar esa nueva vía con la avenida Insurgentes. 
La pregunta es: ¿por qué se afana tanto en la socialización de los proyectos que comprometen a los habitantes de zonas residenciales e impone donde hay gente de a pie?

En esta nota:
  • Acento
  • Diferencias
  • Comerciantes