Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

*Dios nos espera siempre *La Iglesia es una familia

LA VOZ DEL PAPA

Al hablar sobre la Iglesia, el papa Francisco comentó que es como un hijo que habla de la propia madre, de su familia. La Iglesia somos todos, no es una organización privada, una ONG, ni sólo los obispos o los sacerdotes, pues ellos son sólo una parte, y muy pequeña. La gran mayoría la componen personas laicas que edifican la Iglesia luchando por impregnar de espíritu cristiano las diversas actividades en que se desarrollan.// El Papa Francisco recordó que la prehistoria de la Iglesia podemos descubrirla cuando Dios le pidió a Abraham que se marchara con todos los de su casa hacia otra tierra que Él le mostraría (cf. Gn 12,1-9). Dios forma un pueblo para que lleve su bendición a toda la tierra. Y de este pueblo nació Jesús. No es Abraham quien construye un pueblo, sino Dios. En las distintas civilizaciones, por ejemplo la de Egipto antiguo o las religiones prehispánicas en América, es el hombre quien se dirigía a la divinidad pidiendo apoyo y protección. La gente rezaba a los dioses, pero en este caso, somos testigos de algo sin precedentes: es Dios mismo quien toma la iniciativa y dirige su palabra al hombre. Es Dios mismo el que habla a Abraham, y permite que tengamos una conversación con Él y esto es la oración.// Dios forma un pueblo con todos los que escuchan su Palabra y se ponen en camino. Esta es la única condición, confiarse en Dios: "Si tú te fías de Dios y te pones en camino, esto es hacer Iglesia". No obstante que el pueblo hebreo no fue fiel, Dios no lo abandonó. Es la historia de la fidelidad de Dios y de la infidelidad del pueblo. Si alguien pensara que su vida ha sido muy mala, no debe desconfiar. Dios no se cansa, nos tiene paciencia y nos perdona siempre. Dice el profeta Oseas: "Yo he caminado contigo y te he enseñado a caminar como un papá enseña a caminar al niño". Hermosa figura de Dios. Nos enseña a caminar: ¡Es esta la belleza de la Iglesia! Dios se nos muestra como Padre, que nos ama, nos acaricia, nos hace sentir su ternura y nos espera. ¡Y esto es muy bello!, concluía el Papa.