Opinión

Discurso y realidad

Guasave
Avatar del

Por: EL DEBATE

Guasave.- En la ciudad y el medio rural se registran en estos momentos voces de reclamo de desesperados padres de familia que ven las condiciones en las que estudian sus hijos. Las llamadas de inconformidad son varias y son de exigencias hacia las autoridades educativas.

Lo menos que dicen es que las autoridades sólo ofrecen en el discurso, pero en el terreno de la realidad hay condiciones deplorables.

Ejemplos hay bastantes, tanto en la ciudad como en el medio rural el problema es recurrente.

Por ejemplo en la sindicatura de Adolfo Ruiz Cortines hay grupos de hasta 75 estudiantes, algunos de ellos sentados en mesas o en el piso, muchos ni siquiera cuentan con libros y las aulas están convertidas en auténticos "hornos".

Los padres de familia han señalado la posibilidad de tomar planteles por las deficiencias observadas y eso pudiera ser cuestión de días, sobre todo si se toma en cuenta las altas temperaturas que se han registrado en los últimos días y que ponen en riesgo la salud de los estudiantes.

Incluso algunos directores como Isabel Ramón Romero Figueroa, del plantel de la sindicatura de Ruiz Cortines, manifiestan que la reforma educativa es una simulación y una falacia, pues el gobierno no les da los medios para buscar dar una educación de calidad a los alumnos.

Esas expresiones son las que se encuentran a lo largo de la geografía guasavense y lo más seguro es que en el resto del estado, pues a pesar de haber ofrecido recursos estos no han llegado.

Recientemente las autoridades admitieron que no había recursos suficientes, que se harían gestiones para que el Congreso federal presupuestara en el próximo ejercicio, es decir, las deficiencias seguirán por lo menos de aquí a fin de año.

En ese sentido las autoridades deben de establecer mecanismos para resolver los reclamos de los desesperados padres de familia, de lo contrario se puede estar frente a un serio problema.