Opinión

Disfruta la vida

Perfilando

Por: Margot Dow

El disfrutar la vida, de entrada, no es igual para todos, porque a veces unos queremos una cosa, otros, otra, pero al final todos coincidimos en que queremos ser felices, aquí y ahora. Cuando somos niños, el disfrutar es diferente, quieres juguetes, quieres cosas que después ya ni chiste te traen; al pasar los años, de adolescente, pues tus gustos cambiaron. De joven, ya de lo pasado ni te acuerdas, y así con la edad los gustos, las aficiones, los disfrutes son diferentes.

Pero con el paso de los años, entendemos que cada día es un regalo, y no lo podemos desperdiciar en cosas sin importancia, sin que nos dejen algo bueno en nuestro interior, sin que procuremos ser mejores personas que antes, que seamos un poco más amables, más comprensivas, porque nosotros ya tenemos la experiencia, muchos años vividos y los jóvenes no, quieren pasar ellos mismos por lo que creen es bueno, aunque luego se den de topes y ya no tenga remedio, pero así es la vida, y así hay que vivirla.

Esto que voy a escribirles me lo mandaron en un video, y la verdad, hay cosas que recibes, unas de verdad, no valen las pena, y otras que hay que compartir, para no quedarte con algo que a muchos les podría servir, pensé, pues manos a la obra:

Cada día que vivimos es una ocasión especial, por lo tanto, vamos a leer más y dedicar menos tiempo a la limpieza de la casa. Hay que sentarse en la barandilla y admirar el paisaje. Dediquemos a pasar más tiempo con compañía de la familia y de los amigos, sin necesidad de fijarnos si existen malas hierbas en el jardín.

Me di cuenta que la vida es un conjunto de experiencias para ser apreciadas y no sobrevividas. Ahora no guardo casi nada, uso copas de cristal todos los días, visto la ropa que tengo nueva o mejor, sólo para ir a hacer compras al supermercado. No guardo el mejor frasco de perfume para las fiestas especiales, lo uso siempre que quiero sentir su fragancia.

Las frases, "un día", "un día de estos", están desapareciendo de mi vocabulario. Vamos a hacer todo lo que tengamos ganas de hacer hoy, porque mañana me apenaría pensar que no escribí la carta que quería, porque la intención de escribirla un día de estos me dejaría aún más triste saber que dejé de decir a mis hermanos e hijos, a un amigo con suficiente frecuencia cuánto los quiero.

Ahora procuro no tardar, en olvidar o conservar cosas que podrían entristecer la alegría de mi vida. Cada día que pasa, me digo que este es un día muy especial. Cada día, cada hora, cada minuto que pasa es especial.

A veces pedir disculpas es más grande que decir "te quiero". Si no estás de acuerdo, sé al menos leal, habla lentamente, pero piensa con rapidez. No ofendas, no juzgues a las personas por lo que escuchaste, da a los otros más de lo que esperan de ti, dedícales tu tiempo y hazlo de corazón.

No permitas que un pequeño malentendido malogre una gran amistad. Memoriza tu poema favorito o la música que más te guste. Di "yo te amo", solamente cuando tu amor es verdadero, pero por favor, dilo. Y si tienes que decir "lo lamento mucho", mira de frente a los ojos de la persona.

Si no crees en el amor a primera vista, no te burles de los sueño de los otros. O ¿es que tú ya no tienes sueños? Ama profundamente y apasionadamente, tal vez hasta puedas salir herido, pero es la única manera de vivir la vida en su totalidad. Recuerda que un gran amor, así como un gran suceso, comparten un gran riesgo.

Cásate con alguien si todavía tienes tiempo, que sepa conversar; cuando estén viejos, la habilidad de conversar será más importante que cualquier otra cosa. Recuerda que el silencio a veces es la mejor respuesta, pero siempre acompañada de una dulce mirada. Más tarde, cuando no seas tan joven, vas a saber cómo gozar la vida por segunda vez.

Una casa feliz es lo que más importa. Haz todo lo que esté a tu alcance para crear un ambiente en armonía.

Algún día descubrirás cuán importante eres para muchas personas.

Que tengas un buen día y una buenísima semana. ///

margot_dow@hotmail.com