Opinión

Dish, otro que tampoco descarta venderse o asociarse tras el retiro de Telmex-América Móvil

TIEMPO DE NEGOCIOS
Avatar del

Por: Darío Celis Estrada

La semana pasada Televisa concretó la compra de 100% de Cablecom, el sistema de cable que era de Ernesto Tinajero y que a la postre vendió al financiero regiomontano David Martínez. Se hizo efectiva la conversión de obligaciones y se pagaron ocho mil 550 millones de pesos.

Con esta operación el grupo de Emilio Azcárraga Jean se consolida como el operador preponderante de la televisión cerrada con arriba ya de 65%, frente a un 15% de Megacable, la de Javier Bours, y otro tanto de Dish, que es producto de la alianza de MVS y EchoStar.

Solamente en este rubro, el de la televisión directa al hogar, su sistema Sky al mando de Alex Penna controla 70% del mercado. El resto está en manos precisamente de Dish, que dirige José Luis Woodhouse, y que ya registra una base de unos 2.6 millones de suscriptores.

Le adelantaba que también la semana pasada Dish y Telmex completaron el papeleo para finiquitar legalmente la cancelación de la opción de compra que la segunda tenía sobre la primera. Era condición sine qua non que Dish renunciara a obligar a Telmex al cumplimiento forzoso del contrato.

Nos referimos a la compra de 51% del sistema en el último trimestre de 2014, transacción tasada en unos 350 millones de dólares. Obviamente que no estaba en el ánimo del grupo de Joaquín Vargas Guajardo iniciar un litigio con las huestes de Carlos Slim. Se optó por una salida amistosa.

La estructura y operación de Dish México se mantendrá intacta: mismo equipo directivo, consejeros y hasta avales bancarios. Por supuesto, se retienen los convenios comerciales de cobranza, facturación y financiamiento de equipos con la telefónica que dirige Héctor Slim Seade.

Como parte de las nuevas reglas del juego, Telmex está obligado a ofrecer a terceros operadores que quieran distribuir sus propios productos y servicios su plataforma administrativa y comercial en las mismas condiciones que la suscribió contractualmente con Dish.

Pero déjeme decirle que la cancelación de la opción de compra representa para los Vargas un golpe de timón en la conducción de Dish. Y es que MVS, que en lo operativo lleva Ernesto Vargas, tendrá que buscar un nuevo socio que le provea voz y datos para completar el triple play.

La alianza de Telmex y Dish les permitía empaquetar servicios de telefonía, internet y televisión restringida para sus abonados. Bastaba con que el cliente lo pidiera en cualquier sucursal de los operadores con cargo al recibo de la telefónica. Eso tenderá a desaparecer.

En esa tesitura MVS tiene dos alternativas: o se asocia con un nuevo jugador que le complemente voz y datos para reinsertarlo en el triple play, o vende Dish a un operador que precisamente no tenga en la actualidad la televisión para que asegure servicios convergentes.

En el primer escenario no hay muchos tiradores. La ventana de oportunidad la estaría marcando Slim con la venta de una participación de América Móvil, que dirige Daniel Hajj. Pero si como se especula, el comprador fuera AT&T, a MVS no le convendría porque es socia de Sky.

En el segundo, MVS aprovecharía una recomposición del mercado, impulsado por la entrada en vigor de la nuevas leyes de Telecomunicaciones y Radiodifusión y de Competencia Económica y una injerencia mayor del Instituto Federal de Telecomunicaciones, de Gabriel Contreras, para salir a vender Dish.

La escisión de América Móvil no es el único evento. A la vista está la venta de Nextel, que dirige Salvador Álvarez. La compañía posee casi tres millones de clientes y 30 megahertz con cobertura nacional para telefonía y transmisión de datos en las bandas de 1.7 y 2.5 gigahertz.

En este entorno tampoco se descarta una recomposición en el capital de Iusacell, comandado por Adrián Steckel. Televisa y Televisión Azteca están redefiniendo los planes futuros para esta compañía que, después de Nextel, posee el segundo mejor ingreso promedio por suscriptor.

O sea que el sector se antoja muy movido para los próximo meses.

GEA tras ESS

Olegario Vázquez Aldir, director de Grupo Empresarial Ángeles (GEA), va por el grupo hospitalario portugués Espírito Santo Saúde (ESS), que cuenta con 18 hospitales en ese país y cerca de mil 200 camas. El valor de la operación se estima en aproximadamente 800 millones dólares, pues ofreció 4.3 euros por acción. El múltiplo de la operación está en alrededor de diez veces por encima del Ebitda. La red de hospitales de Espírito Santo Saúde tiene un Ebitda de 82.5 millones de dólares y una deuda de 285.42 millones de dólares. Se trata de una oferta alta, pero con valor estratégico por parte de GEA. ESS es 51% propiedad de Rioforte, que es una de las holdings del Grupo Espíritu Santo caído en desgracia por el descubrimiento de algunas operaciones irregulares. El banco del mismo nombre pasó ya al control gubernamental. GEA contrató al BBVA, de Francisco González, como asesor financiero.

Monterrey VI

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) que encabeza David Korenfeld va adjudicar a ICA-Fluor y Grupo Teya la construcción de Monterrey VI, sin duda la obra hidráulica más ambiciosa del gobierno de Enrique Peña Nieto. Estamos hablando del acueducto de 390 kilómetros que busca llevar agua al estado de Nuevo León desde el Río Pánuco. El complejo tendrá un costo superior a los 16 mil millones de pesos, pasará por tres entidades y suministrará del fluido a 16 municipios del estado que gobierna Rodrigo Medina mediante la extracción de cinco mil litros por segundo. ICA, que preside Bernardo Quintana, y Teya, de Juan Armando Hinojosa, encabezarán las obras de edificación. Dejaron en el camino a Aguas de Barcelona, que vaya que pujó fuerte.

Exciting deja ir

Ya le comentaba que Gordon Burr opera a favor de Benjamín Chow para transferirle por cinco millones de dólares los seis casinos que Exciting Games tiene en el país. Ahora se conoce que este empresario desechó dos ofertas. La más fuerte fue por 15 millones de dólares y fue planteada por sus mismos acreedores. La otra era de 12 millones y según trascendió la puso ni más ni menos que Televisa, de Emilio Azcárraga, dueña de los casinos PlayCity, firma que buscaría robustecer su participación en el mercado de juegos y sorteos. Burr prefirió mantener su estrategia de simular la venta de los activos a un tercero cercano a sus intereses. El asunto ya está en tribunales.

El IMPI encubre

En el IMPI, que dirige Miguel Ángel Margáin, siguen las cosas chuecas. Y es que Alfredo Rendón, director adjunto del organismo, no quiere o no puede resolver el caso de las marcas iFone-iPhone y que beneficia al cliente del ex despacho de su jefe, Apple Computer.El organismo sigue dando largas. Ahora resulta que la firma presidida por Tim Cook y sus operadores, Iusacell que dirige Adrián Steckel, Telcel que lleva Daniel Hajj y Movistar que preside Francisco Gil solicitaron un recuso de revisión al mismo IMPI y éste, en lugar de resolverlo en un plazo máximo de 48 horas, lleva casi dos meses con el caso en sus tuberías. El recurso se metió el 26 de junio.

Orsan por aparte

No, Orsan no forma parte del consorcio 20/20 de gasolineros que se aprestan a lanzar la nueva marca de estaciones de servicio "La Gas" y donde ya están subidos Hidrosina de William Karam, Lodemo de Emilio Loret de Mola, Corpogas de Ricardo Vega y GESA de Carlos Mouriño. Orsan, que comanda Carlos Sandoval, está armando otro grupo que igual va operar con otra nueva marca de franquicia. Se trata de "Alenor", que significa Alianza Energética del Norte y va consorciado con Grupo Garell de José Angel García y Eco de Luis Enrique Rodríguez. Aunque la posibilidad de bajar la franquicia Pemex está prevista hasta 2016, muchos ya se están moviendo.

dariocelisestrada@gmail.com.mx