Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Dispendio y zalamería

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Preocupado más por la convivencia o el "fortalecimiento del vínculo social" que por las necesidades que en materia de recurso humano e infraestructura enfrenta el sistema educativo en el estado, el dirigente de la Sección 53 del SNTE, José Silvino Zavala Araujo, festejó ayer su cumpleaños de manera masiva, con personajes de la política como invitados y una comida que refleja el elevado nivel de vida que lleva a costillas del magisterio.

Al más puro estilo de líderes acostumbrados al dispendio y a las muestras de su poderío económico y político, el representante de la sección 53 del SNTE no escatimó gastos en el menú, ese que incluyó camarones cocidos, ceviche, callos de hacha, carne de puerco, tamales, fruta y ensalada. Y ni qué decir de la música en vivo que contrató para darse gusto.

Ciertamente no tiene nada de malo que las personas festejen sus onomásticos como puedan, pero lo que sí es de llamar la atención y hasta criticable resulta, es que un dirigente sindical que ostenta la responsabilidad de buscar el bienestar de los trabajadores de la educación y de pugnar porque en este rubro el estado resuelva los rezagos y atienda las necesidades, prefiera auto rendirse tributo en medio del dispendio y la zalamería, pues para nadie es un secreto que los maestros que tienen acceso a este tipo de convivencias son quienes comulgan con sus ideas, quienes muchas veces menos trabajan y por supuesto quienes suelen proferir halagos aunque estos no sean merecidos.

O habría que preguntar a la base trabajadora del sistema educativo si están contentos con las gestiones o la defensa que sus dirigentes realizan para comprobar que existe descontento.

Tampoco sorprende la visita de políticos, diputados federales y locales, lo mismo que senadores y alcaldes, pues ellos sólo juegan su papel como representantes de la sociedad, aunque al ser parte de este tipo de festejos tan ofensivos por el despilfarro, seguramente algunos de ellos serán objeto de crítica.

Lo que es un hecho, que si Silvino pusiera el mismo empeño del festejo en la defensa de la educación, las cosas estarían mejor.