Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Diva ¿a la alza?

GUASAVE

Antes de que Diva Hadamira accediera a la senaduría por Sinaloa, y aún después, la rimbombante clase política, e incluso analistas de medios de comunicación no daban un cacahuate por sus aspiraciones a la gubernatura.

Su conocida trayectoria política en la que ha alcanzado dos diputaciones locales, una federal, diligencias e importantes comisiones partidistas, amén de su activismo en las altas esferas nacionales, no eran suficientes razones, ya no para especular, si no ni siquiera para suponer, que frente a la sucesión de Mario López Valdez pudiera tener alguna oportunidad.

Sin embargo luego de su nominación y posterior ascenso a la más alta tribuna parlamentaria del país que aprovecha para desplazarse por el mundo y Sinaloa y mantenerse hipertensamente vigente, la Gastélum empieza a hacer añicos los pronósticos en contra que le precedieron y hoy está montada como una importante protagonista en la carrera por la gubernatura.

Diva Hadamira Gastélum, a decir de los expertos en cuestiones políticas, empareja cartones con figuras tan relevantes que también se incluyen en el handicap sucesorio, como Aarón Rivas, el discreto exalcalde de Culiacán y hoy secretario de Desarrollo Económico, el diputado Heriberto Gastélum, dicen también David López, Jesús Vizcarra y Aarón Irízar.

Y a cuento viene el comentario para precisar que en asuntos políticos nada hay escrito y cuando estamos a poco menos de tres años del relevo de López Valdez, el nombre de la guasavense cobra cada vez más fuerza en el ambiente de las especulaciones y cotilleos que rodean a los aspirantes con oportunidad de ganar la postulación priista.

La política es una actividad que si bien debe guiarse por la lógica o el sentido común, también tiene que interpretarse y saber darle lectura; los gestos, los movimientos, los discursos y hasta los silencios cobran un significado que quizá finalmente no desemboquen en el resultado que se desea, pero que de algún modo contienen una idea o un proyecto definido.

No se pretende asumir con todo lo anterior que Diva Hadamira a casi dos años de distancia de la decisión prieta, como se dice coloquialmente, pudiera tener la "cochi amarrada", pues aquellas dependerán de muchas circunstancias.

De aquí a las fechas fatales pueden cambiar muchas cosas, pero de lo que sí no hay duda es que sus subidas a la pasarela en Sinaloa, pasando por las nacionales, es como para decir que no se olviden de ella y luego se llamen a sorprendidos.

Ahora bien y ello hay que decirlo con meridiana claridad, aunque la senadora tiene lo suyo por su carácter carismático, podrá no ser el modelo de política popular y arrastradora de multitudes, pero sí tal vez la única mujer en la entidad con posibilidades ciertas de alcanzar la nominación de su partido, género que le significa además otra ventaja muy evidente para sus propósitos.

No hablamos aquí de que vaya a convertirse en una garantía de triunfo para el tricolor, sino de las posibilidades reales que hacia el interior del PRI tiene la Gastélum Bajo, y por cuyo tradicional sistema electivo para designar a sus candidatos, puede escoger a quien mejor se le acomode a las circunstancias, tiempos e intereses, sin el riesgo de que los problemas que pudiera causar una decisión de ese tipo en caso de asumirla, vaya a rebasarlo.

Finalmente el viejo Partido Revolucionario que está de regreso en Los Pinos, sabe cómo sofocar eventuales brotes de inconformidad apelando o no a la disciplina e institucionalidad.

Un pequeño ejemplo nomás: el caso de la sucesión del PRI en Guasave.